RANDOM UNIVERSE

13337

Comentarios

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 358: vaguada de los surfistas: Fernando pregunta por Fer

    Ver las imgenes de origen



    Los latidos de la cocotitis volvieron a resonar algo durante la noche al haber suspendido el goteo, creyendo que ya estaba solucionado. A la mañana el cocodrilo se echó una gota y se le pasó, pero durante la triple serie retaimada con buceos se olvidó poner el tapón y otra vez oye los latidos. Debe seguir echándose las gotas.

    Por lo demás, la quilla taimada agrietada frankenstoide sigue resisitiendo. Siempre y cuando no impacte con la arena y reciba presión encima, seguirá ahí, aunque lo lógico será acabar por perderla. La mañana es muy despejada y todavía de calma, aunque ya parecía entrar algún VIENTO, puede que poniente. Hay un bañista en el agua que se ha alejado nadando desde el dique de Nasser Lives. Mientras solo se bañe un día y se abrigue bien después, no tiene por qué pillarse nada. Tampoco el bañista calvo que ha vuelto y se zambulle rapidamente en la orilla. Y claro, a la misma velocidad, sale.

    La marea sigue muy baja, con los cinco Cocodrilos del dique horizontal semihundido, visibles, con él mismo, seis. El cocodrilo sigue flexionando la rodilla izquierda durante sus mejores alzamientos, ya bien ladeado y con los brazos estirados, como un equilibrista. A veces y entre tanto alzamiento hay alguno en el que el invento se enreda en la pezuña izquierda al pasar hacia adelante. Hasta ahora era un fallo seguro. Sin embargo, el cocodrilo está ganando una evidente agilidad y equilibrio, de manera que no se rinde y levanta esa pezuña hacia arriba intentando librarse del estorbo y golpeando acto seguido la parte delantera de la tabla. Ya no acaba muy bien equilibrado, pero es sintomático de sus progresos, lo mismo que el uso irracional de los brazos para intentar corregir desequilibrios en los alzamientos más regulares.

    Sigue habiendo curiosos desde el paseo. Al salir a la ducha, alguien pregunta si está fría, contestando el cocodrilo que "fresquita". Se trata de uno de los barrenderos que en grupo, suele pasar por esta hora. Comenta al otro que "este hombre no siente el frío". Pero en realidad está totalmente equivocado, siente y acusa realmente el frío, de lo contrario no se protegería del mismo. Y no es un ser humano, evidentemente...

                          Ver las imgenes de origen                   Ver las imgenes de origen

    Fernando B., entró a comprar en el veinticuatro horas, reconociendo el cocodrilo inmediatamente su gesto de buena persona. Le comentó lo de la quilla y pidió explicaciones, comentando apresuradamente el cocodrilo entre alabanzas a la tabla que es la que por inclinación tiene más probabilidades de impactar, y que le reconstruyó una... Pero nada de comentar de momento los futuros planes. De momento, Fer está haciendo de evolutiva para el cocodrilo, que tiene que esforzarse con ella, del mismo modo que hace un año estaba en las mismas con la Olaian 8. Y con el tiempo la historia de ambas tablas puede ser paralela.

    En el caso de que lo de la Cocodrilo 1 sea un éxito, cuya cuarta capa de cola en la base toca esta tarde, será una tabla pesada. Tampoco es que el cocodrilo, siendo realista, se plantee ya hacer flyings. Simplemente desea que su tabla le sirva para todo tipo de olas. Cierto que es una Cocodrilo 3 en fibra basada en Fer, no sería tan extremadamente cóncava por falta de grosor y por seguridad. Pero basicamente tendría todos los atributos, obteniendo ligereza y volviendo a las quillas que dan buen resultado. La forma perfecta es la que posee la Cocodrilo 1. Pero si la Cocodrilo 3 da mejores resultados... En todo caso la Cocodrilo 1 resultaría ideal para las olas más grandes, es perfecta excepto por el peso, y ya se verá si hay suerte con ella. La Cocodrilo 2 es un total éxito, pero no tiene la forma de la Cocodrilo 1 sobre todo en la cola, que en tabla de corcho sería menos resistente. Al ser la cola menos redondeada, la Cocodrilo 1, siempre sería todavía más rápida y maniobrable (tanto que al remar había que tener cuidado porque daba cabezadas). A una hipotética Cocodrilo 3 con base en Fer, sería una lástima hacerle cola de pez, que además pudiera hacerla menos resistente. Mejor dejar la redondeada un poco afilada que tiene. Y procurar algo de convexoconcavidad taimada, aparte de reducirla a un 6 más puntiagudo.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 359: vaguada de los surfistas: paddle surfers

    Ver las imgenes de origen



    La mañana es despejada y EL VIENTO de poniente se ha suavizado bastante por la influencia nocturna marina. Pero es lo suficiente como para que no lleguen bancos de nieblas. La marea sigue realmente baja, con los Cocodrilos del dique horizontal semihundido, visibles. Y el banco de arena muy cerca de la orilla donde solo queda una pequeña balsa semiprofunda, muy alto.

    Hay tres paddle surfers, no se sabe si el rubiasco pudiera ser Fran, que bromeando llegan desde la Hípica y se detienen sobre la zona de la vaguada de los padres del cocodrilo, donde empiezan a vacilar. Mientras tanto el cocodrilo hace su ritualística de estiramientos y remojos para salir lanzado hacia la altura de la boya de las series retaimadas, la triple con buceos.

    El cocodrilo no ha olvidado esta vez el tapón de cera del oído delicado. Ha vuelto a las gotas y han hecho efecto nuevamente. Pero ya sabe que con un par de días no es suficiente. Quizá mañana solo se aplique dos, y al siguiente, una, sobre todo por las noches. Son las secuelas del wipeout malus que puso seria a Hadiya. Los surfistas están vacilando, uno de ellos se tira de la tabla y a pesar del neoprenus grita de dolor, y eso que solo se deja cubrir hasta la cintura. Reman hasta la posición del cocodrilo de vuelta, pero es tarde e inicia sus series de alzamientos. Aunque se gira y saluda con la garra en el momento oportuno.

    Otra de las evoluciones positivas que está mostrando el cocodrilo, es que domina mucho más las situaciones en casos de fallos. Aparte de las rectificaciones cuando pisa el invento, en los que levanta más la pezuña o incluso se atreve a hacer el apoyo pisándolo, también rectifica golpeando el agua y con cosas similares. De esta forma los propios errores se convierten en oportunidades para hacer rectificaciones que suelen ser además bastante concretas, y mecánicas. Como resultado, el cocodrilo también evita cualquier impacto con Fer al saber exactamente por donde va la tabla y el movimiento evasivo que debe ejecutar. Todo ello solo puede significar que está ganando agilidad.

    Fernando ha comprado o salido con una bicicleta por la zona de la base del cocodrilo, que al saludarle, es delatado por la madre del cocodrilo. Virgo se ha dado cuenta de que se le ha puesto cuerpo de hombre casado. Por eso ha dejado las tablas de surf. La Cocodrilo 1 va por la quinta capa de cola. Pinta muy bien, pálida y con la madera visible. Muy bien aislada y con aparente buen grosor. Está siendo y va a tener un proceso lento. Una capa de resina caprina con la aplicación de la pegatina con Mark Caviola, aislará a la cola de la influencia marina. Pero algún barniz transparente y resistente debe hacer el resto del trabajo. Y servir además de mantenimiento futuro, pues sería una capa que logicamente se iría deteriorando y habría que renovar periodicamente. La Cocodrilo 1 será pesada pero con unas formas perfectas. Ojalá que tenga tirón, porque caer desde lo alto de las olas es complicado. En cualquier caso flotará todavía más, eso es seguro, tras su afinado. La forma es fantástica. Y aunque la Cocodrilo 2 parece una fórmula definitiva aunque con cola plana por ser de corcho, este mismo material la hace un poco vulnerable y hay que mantenerla minimamente de vez en cuando. Una Cocodrilo 3 en fibra pudiera ser una solución final. Y el cocodrilo tendría una triple variedad para elegir.

    La quilla taimada resiste nuevamente, pero solo porque no impacta en la arena y se dobla por el peso, que es lo que parte la fina base que ya de por sí está pegada en la parte de atrás. Al cocodrilo le gustaría librarse de los neoprenus y volver a la saga de las Cocodrilo para la semana de su cumpleaños, como muy tarde. Recuperaría unas prestaciones sensacionales unido a una mayor fuerza y agilidad a la que le está forzando Fer. No puede reducir más grosor de madera en la Cocodrilo 1. Pero seguro que taimándose en el peor de los casos, surfearía con seguridad si cayese desde arriba. Remando con ella y con las series retaimadas daba una sensación..., y sus movimientos al estar posada en el agua no tenían que ver en absoluto con el peso. El cocodrilo debe aprender a tener paciencia y cuidados con esta tabla. Tiene a la 2 como básica, y una hipotética 3 donde todavía tiene dudas, como por ejemplo hacerla más estrecha o conservar la anchura. Aunque eso depende también de lo afilado de su punta y por lo tanto de su proporcionalidad en un largo del 6.

    Ver las imgenes de origen






    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 360: vaguada de los surfistas: medio centenar de windsurfistas

    Ver las imgenes de origen



    La mañana es despejada pero con nubes merodeadoras. EL VIENTO suave de poniente no deja nada claro, pues la superficie de las aguas quieren crisparse levemente. La marea es baja pero ya no tanto, apenas es visible a uno de los Cocodrilos del dique horizontal semihundido, con él mismo, dos.

    Triple serie retaimada con buceos. Un par de pescadores de la caña en la orilla, que con el tiempo decidieron descamisetarse. Un cabro que fue paseando en taparrabos por la orilla en dirección a la playa de la Hípica. El de la piragua detenido a la altura de las boyas exteriores que corresponden en verano a las corcheras. Unos cincuenta windsurfistas en mitad de la bahía. Les han puesto dos grandes balizas amarillas para que vayan de una otra, pero prefieren aglutinarse en masa mirándose unos a otros. Curiosos desde la orilla que durante un rato estudian al cocodrilo, que cada vez va taimándose más con los alzamientos.

    Ojalá remitan los latidos que se oyen por culpa de la cocotitis. Enfriamiento de oído, tapón de cera. Ya solo falta la capa de cola de hoy y la de mañana para la base de la Cocodrilo 1. La madera se ve clarita.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 361: vaguada de los surfistas: disgusto taimado del día de los enamorados, la Hamilton vende :'(

    Ver las imgenes de origen



    Sí, efectivamente, el cartel de "se vende" está colocado en la base de la Hamilton rifeña, y precisamente en un día tan señalado :'(   Lo único que puede hacer el cocodrilo es apuntar en la libretita de notas el número de teléfono móvil. Por falta de dinero dificilmente será. Igual hasta necesita más espacio. Ahora que al fin la había visto volver descalza hasta su base en un par de ocasiones, aunque con gesto algo disgustado. Duros son los golpes que hay que afrontar como surfista, pero éste va a dejar marcado al cocodrilo. Todo estuvo ahí por un motivo concreto, tanta coincidencia no deja lugar a la duda, pero solo fue algo pasajero... ¡A partir de ahora ni rubia, ni bicicletas, ni tablas de surf! >:)


    La mañana es despejada, de VIENTO de poniente casi inapreciable, lo mismo que los Cocodrilos del dique horizontal hundido que ya vuelven a desaparecer. Se cumple un año del surfeo de la Ola Roja, en el que también apareció la Hamilton. Hay que pechar y seguir adelante como un cabro, con el tamboril asentado en el oído derecho. El cocodrilo ha requisado algún antibiótico aprovechando que dejaba algo en casa de los virgos. Con eso, con las gotas y paracetamoles, se lo montará el fin de semana a ver si reacciona. Tendrá que acostumbrarse a surfear con tapones en los oídos. No se sabe si es el frío o una lesión provocada por el wipeout malus, lo último pintaría peor. El cocodrilo espera no tener que volver a visitar al médico de la SS, ya veremos su estado el lunes.

    Triple serie retaimada con buceos y un tapón de cera en el oído derecho. Nadie esta vez en el agua excepto la lancha que coloca las balizas amarillas para los windsurfistas, que por falta de VIENTO no han salido. Son jóvenes y vienen desde distintas regiones, por una regata, lo mismo que la última que fue de barcos pequeños...

    Es el momento para aplicar la última de las capas de cola en la base de la Cocodrilo 1... Al final todo se va y lo único que vuelve son las olas. El cocodrilo acaba la semana disgustado, cansado y enfermo. Lo único productivo que de momento ha sacado, es la Cocodrilo 2, lo único bueno que ha producido realmente en su vida. Lo de las Cocodrilo 1 y 3 todavía está por verse. El cocodrilo teme que no vuelva a ver a la Hamilton en las aguas. De ser así, el valor y respeto que tiene hacia los surfistas caerá en picado, volviéndose cada vez más reptil y cocodriliano.

    El paddle surfer del gorro de Kalimero se dio un paseo por las playas. Por el gorro, el cocodrilo sabe que se trata de un surfista de piel clara. El tipo de gorro como el que tenía su abuelo leo, cubre también las orejas por los laterales...

    grrrrrrrrr.... >:)

    Ver las imgenes de origen



    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312

    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312

    terry pratchett death GIF


    grim reaper GIF

    grim reaper GIF


    reaper GIF


    animation domination fox GIF


    grim reaper GIF

    grim reaper GIF


    Resultado de imagen de chistes muerte


    +

    story skeleton GIF


    black and white skull GIF



    Resultado de imagen de chistes muerte


    pd_:


    Resultado de imagen de chistes muerte


    ghost i dont know GIF


    donald trump snl GIF by Saturday Night Live

    reaper GIF

    +

    art GIF


    art love GIF by ASMABRATH


    black and white artists on tumblr GIF

    Animated GIF

    black and white artists on tumblr GIF


    Resultado de imagen de chistes muerte


    scared black and white GIF by Pierre-Julien Fieux

    jijiji

    Resultado de imagen de chistes muerte



    Resultado de imagen de chistes muerte


    Resultado de imagen de chistes muerte


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 362: vaguada de los surfistas: la cicatriz

    Ver las imgenes de origen



    El cocodrilo madruga y se encamina rumbo a las SS para solucionar el asunto de la cocotitis. Le dan cita y por primera vez se encuentra con su médico hembra de cabecera, aproximadamente de su misma edad y proporciones. No comenta nada respecto a las historias que le cuenta el cocodrilo y le inspecciona ambos oídos. Ambos tienen una especie de pátina intacta, no sirven para nada esas gotas, lo que tiene es interno y se comunica con la garganta. Tiene una vieja cicatriz en el tímpano derecho. Es de cuando era niño y le supuró pus y sangre, y le metieron una venda, una experiencia inolvidable. Después le pide que abra las fauces y encuentra una garganta un poco irritada. Que se tome un burroprofenus por la mañana y otro en la noche y que si dentro de 10 días siguiera igual, viniese. El cocodrilo comenta lo de las palpitaciones que escucha, efetivamente son cadiacas por la inflamación. Las SS no cubren el burroprofenus, aunque el cocodrilo tiene todo el que le sobró de lo de la extracción de la muela, hace tiempo. No importa, prefiere tomar el paracetamol. Parece que esos sonidos ya disminuyen. Ojalá que la infección también.

    La mañana es nublada, y a duras penas EL TRONO DE CORAL BLANCO traspasa el ambiente húmedo y fresco. Las aguas también están frescas, como corresponde a esta época. La marea vuelve a ser alta a esta hora, volviendo a sumergir a los Cocodrilos del dique horizontal hundido. Calma. El cocodrilo llega con ambos tapones en los oídos. Debe acostumbrarse a la baja acústica. Como no atiende a previsiones meteorológicas y se tira al agua independientemente del estado, también ha de adquirir esta costumbre. Es la única manera de evitar futuros disgustos, ya que en las profundidades de los wipeouts hay mucha presión y entra agua, junto a otros problemas. Además, el cocodrilo gusta de las olas espumosas donde acaba sumergido...

    Hay una mujer tumbada en la orilla junto a un carrito de niño, y un niño pequeño que está aprendiendo a dar sus primeros pasos. Taimades comentó ésto a virgo a la hora  de comer, y tampoco le dio buena sensación una mujer expuesta así de esa manera. Además, durante la triple serie retaimada con buceos, el cocodrilo detecta a un individuo con gorrita sentado en el pretil y atento a cualquier movimiento o adormecimiento de la mujer, probablemente con la idea de abalanzarse sobre el niño. El cocodrilo sabe que en el barrio aledaño de las Minas, de ambiente cristianucio, ha habido redadas policiales de agentes a la carrera con mujeres gritando tras la desaparición de los niños. Aparte de robos y butroneos en farmacias o bancos aledaños a la zona. Hay criminales y de los peores, de los del tipo mil reincidencias por la zona. Parece que no están, pero siempre merodean, y en cuanto detectan algo ya se colocan al acecho. Son muchas distracciones las que tiene que afrontar el cocodrilo en sus alzamientos. Pero eso también aumenta su fortaleza mental y concentración. Otros días son otras cosas.

    Al cocodrilo le preocupa pasar de esta tabla que flota tanto, a la Cocodrilo 1, que ya debe estar para marzo. El viernes acaban su capas de cola. El fin de semana, debiera hacerlo la de resina, que junto a la imagen de Mark Caviola hay que dejar secar tres días. Mientras, se buscará el barniz adecuado con lo que se darán las capas externas que habrá que aplicar como mantenimiento de tarde en tarde. Tras empezar con la superficie de la tabla, el cocodrilo está contento con el grosor obtenido. Si aisla esta capa de la influencia marina, cree que tiene la solución. Una vez lijada debiera ser un poco más ligera. Flotar, flotaba, el cocodrilo la última vez ya casi apoyaba las rodillas al remar. Es que la tabla pesa mucho, y si obliga a surfear exclusivamente cayendo desde arriba... En fin, tiene la Cocodrilo 2 en reserva, y a partir de entonces empezará a meter mano a Fer.

    Otra de las mejoras que nota el cocodrilo en sus alzamientos es la separación final de pezuñas, ya casi toca el logo de la marca de la tabla, aunque debetener cuidado al hacerlo ya que la tabla sale entonces hacia un lado. Pero el cocodrilo sabe ya caer adecuadamente en esos casos. No hay golpes. La quilla taimada vuelve a resistir. Pero los encontronazos con la arena acabarán por ser fatales. Muy dificilmente acabe conservándola aunque sea como recuerdo.

    Durante sus sentadas, el cocodrilo medita acciones pasadas surferas. Analiza lo de los oídos y los tapones. Los peligros sobre todo el del dique horizontal en sus travesías desde San Lorenzo a la Hípica, en ningún caso puede dejarse arrastrar hasta ahí o es muerte segura. Lo mejor es salir aguas adentro, como la primera vez o incluso más. Hay historias de surfistas que no son buenos nadadores y se ahogan porque se les rompió el invento. Igual no debieron haber luchado nadando, pero el cocodrilo no puede permitirse eso en este sector... También analiza su primer costadito puramente intencionado cayendo desde arriba. Giró la tabla antes de alzarse. Otras veces, sobre todo siendo novatus, lo había intentado pero le había salido muy mal. El cocodrilo deduce que nada ha sido culpa suya. Ahora seguramente es más ágil y puede hacerlo. No importa que nunca alcance demasiada agilidad por ser corpulento. Lo importante es tener estabilidad y control, así se puede dominar cualquier ola. Sin embargo el cocodrilo en la práctica destaca más por el atavismo, demostrado en las espumosas. No importa, debe dominar todo tipo de olas. Y hacerse imágenes mentales de esa derecha de MAGÓN que ha llegado a ver. Cuesta que se forme pero es la típica ola de experto. Nada sería imposible, como que esa misma espuma rompiéndose acabase en tubo en un día de condiciones especiales. Lo que no vale es caer sobre el mismo tubo, porque te engulle. Hay que ir donde nace la ola, y llegar de costado a donde empieza a tubear.

    Al levantarse un poco la niebla, apareció el piragüista. En cuanto la mujer se levantó de la arena y se fue con el cochecito al pretil próximo a la ducha, el individuo delgado de la gorrita levantó igualmente el sitio. La mujer apartó el cochecito, no fuera a salpicarlo el cocodrilo. Aunque la presión del agua estaba muy baja, y por la tarde hubo cortes. Parece ser que ya volvió. Y que no se oyen, de momento, las palpitaciones.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 363: vaguada de los surfistas

    Ver las imgenes de origen



    La mañana es practicamente nublada. Solo a veces se oyen las palpitaciones de la cocotitis, todavía asentada en la zona de la garganta. EL VIENTO de levante ha entrado, pero es muy pronto y solo hay irregularidades en la superficie. Triple serie retaimada con buceos.

    Las aguas están frías. Los menas observan cada movimiento emboscados desde el paseo, y se van cuando el cocodrilo ya se acerca buceando hacia la ducha. Había un bote de los del barco de pasajeros haciendo una especie de prácticas. Y pequeñas lanchas de recreo o pesca que regresaban a Puerto a toda velocidad.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 364: vaguada de las surfistas: loquitas, diez segundos

    Ver las imgenes de origen



    Vuelve EL VIENTO de levante incipiente y en aumento. Ahora sí, hay olas que pudiéramos considerar tempraneras. Es el camino correcto soñado por el cocodrilo, que debe servirle para huir de las contiendas que se avecinan. Se olvida de tomar el paracetamol. Hoy ya no escucha los latidos, pero tampoco debiera cortar de golpe. Se ha olvidado de sacar los neoprenus de la bolsa, de manera que toca ponérselos mojados. Así ya llega fresquito a la playa.

    El cocodrilo recorre la playa en dirección al dique de Nasser Lives inspeccionando desde la orilla los picos más altos de las olas, teniéndolas frente a frente, que es la mejor perspectiva. Está irregular y tempranero, y le llaman la atención las mayores barreras espumosas en el lado de la Hípica, hacia donde quiere asomarse. De camino encuentra presente a una olita en la zona de las series taimadas. Y otra en la zona del tubo por desplome del Slater del aullido, frente a la puerta negra del muro del cuartel del Hipódromo. Pero efectivamente, parece más animado por el lado de la vaguada de las surfistas. Así que esta vez el cocodrilo reconoce que lo mejor se encuentra aquí, buscando el máximo de regularidad en unas olas todavía muy irregulares, ya que todavía está en aumento. No había surfistas, de manera que resultó agradable entrar y adivinar donde estaba la rompiente que le interesaba. El cocodrilo toma como referencia visual la altura de una de las rocas del dique. Parece que la ola rompe a la altura de la roca grande que muestra su lado liso hacia afuera con unos agujeros que parecen disparos sobre la misma.

    El cocodrilo empieza con cinco segundos tras surfear una espuma. Se da cuenta de que tiene que retrasarse un poco, y consigue una muy buena de ocho, alzándose también un poco antes. A partir de aquí el cocodrilo intenta hacer todo lo que se le ocurre con la ola. Como caer desde arriba o hacer costaditos. Llegan diversos tipos de resultado de cinco segundos. El cocodrilo logra evitar las clavadas con Fer. Y lo más importante, algo que creía que no podría, ponerla de costado en bodyboarder para después alzarse. Si bien, en cuanto alcanza la espuma, se acabó la diversión del costadito. Hay que caer antes, esforzarse en caer desde arriba y asumir también que llegarán wipeouts de castigo. El surf es así. El cocodrilo empieza a intentar caer desde arriba. Poco a poco y con algunos wipeouts se va dando cuenta de que lo que le falta es echar el peso del cuerpo más hacia adelante al subirse a la tabla. Porque sencillamente, se le está escapando la tabla hacia adelante.

    En estas estaba, cuando llegó un windsurfista, como hace aproximadamente un año, que intentaba hacer el recorrido de la supuesta izquierda impulsado con EL VIENTO. Dijo algo al cocodrilo relacionado con la rompiente de la ola, seguramente la dificultad de encontrarla. Pero el cocodrilo oyó poco debido a los tapones que llevaba metidos en los oídos. Que son una excelente protección contra los golpes marinos. Fer flota quizá demasiado, no hay manera de hacer el cocopatus lo profundo que se debiera. Afortunadamente el cocodrilo ya tiene otros recursos de sobra. Tirarse de la tabla a tiempo y hacer el cocodrilo en vez de el pato, puede resultar casi igua de efectivo si se recupera la posición sobre la tabla a buena velocidad. Así de simple, te lanzas por debajo y asunto concluido. Lo mismo que las soluciones basadas en entrar a nado. Si la tabla flota demasiado y no puedes pasar por arriba, lo haces de esa manera sin ningún complejo. Aunque algunas pocas espumas impactan contra la osamenta, aunque los oídos ya están protegidos. También es más relajante y aumenta la concentración.

    Precisamente, el cocodrilo insiste en su error hasta rectificar y caer al fin desde lo alto de la ola, con una mayor agresividad. Y obtiene una ola surfeada de diez segundos. Acto seguido llegará la ola más grande de la jornada. Sin embargo no siempre puede ser, obteniendo un wipeout de los del planchazo en el hígado que gracias al petus, no fue tan grave. Algunas olitas más, y llegó la hora de salir.

    Antepenúltima capa de cola para la Cocodrilo 1. Aunque el cocodrilo anda algo disgustado porque cambió un par de botes de sitio y no los encuentra. Ha sido un día de disparates en el que no ha podido volver a casa tras la comida ni descansar tras la misma. Las noticias en comercios aledaños de inspecciones de todo tipo son aterradoras, y ofrecen pistas de hasta los mínimos detalles que van pidiendo. Es un robo despiadado de origen gubernamental, pero si encima encuentran el mínimo resquicio para meterte mano, se apuntan un tanto. La inspección que antes realizaba una sola mujer que apuntaba las variaciones en los precios al consumo y cosas por el estilo, ahora es realizado por dos y muy mal encaradas, atosigando a los trabajadores con intención manifiesta de amedrentar y cosas por el estilo. Hay que tener todo al día, revisarlo todo. Y hacer las gestiones pertinentes y el trabajo que hay que continuar por la tarde. Entre tanto disgusto, no encuentra los dos botes de cola. Las gatas se han quedado con la ventana abierta. Tampoco se ha tomado al menos el paracetamol de la tarde, y los neoprenus están en el maletero. Hay que encontrar aparcamiento en la noche, y las gatas están disgustadas.

    Pero así es la dinámica de la generación del odio. El poder ejecutivo inspeccionil es más fuerte que el legislativo, y se permiten poner por escrito barbaridades que ni un inspector de educación se atrevería a decirte tras la puerta cerrada de un despacho. Los propios inspectores debe estar haciendo su trabajo aterrados, y se vuelven agresivos. El cocodrilo estudia cada ley relacionada con lo que pueden pedir o hacer en una inspección... Se prepara una guerra. Porque cuando sean los otros los que gobiernen en coalición con los más radicales llegarán revanchismos, y por supuesto, te quedarás sin nada de lo robado. Incluso los inspectores van violentados. La gente acabará odiándose tanto que acabarán matándose, ya que cuando te hacen cosas gordas, no hay lugar para frikismos. Y ahora ya ni se puede ser indiferente, porque lanzan sloganes de que "indiferencia también es violencia". Son de una perversidad inmensa, ya que incitan a la violencia misma. Y sobre todo, perturbarte. Las constestaciones escritas tan bárbaras solo tienen ese objetivo. Y según comentan los trabajadores, el tipo de inspección y el modo en que se te aborda es peor incluso que el policial.

    Las cosas están muy mal. Y los sueños, son claros al respecto. La Hamilton salió ayer con su bicicleta elegante, de paseo. Y hoy, EL VIENTO de levante parece ser que le ha tirado su cartel de "se vende", que quede claro que el cocodrilo no ha sido. De vuelta a casa en la noche ya era visible la espuma de la ola Taimadus. EL VIENTO arrecia y no se puede predecir el estado de la mar mañana. La perversidad humana también arrecia. Pero los sueños avisan de que esas aguas también desembocarán, con algún acto pariperil. Pero lo más peligroso y lo que no se puede arreglar es el daño que pueda llegar ahora.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 365: vaguada de las surfistas: primer año taimado

    Ver las imgenes de origen



    Efectivamente, hasta no alcanzar los 365 días dale que te pego a la tablita, no pasa realmente un año taimado. Hasta el día 730 no llegará el segundo.

    Día seminublado, no tan ventoso como el anterior, pero ya ha dejado olas mejor formadas. No parece que haya problemas de entrada en las aguas, pero el cocodrilo entra por donde mismo llega a la playa, siempre utilizando la ley del mínimo esfuerzo. A partir de aquí ya rema tranquilamente hacia la punta del dique de Nasser Lives, revisando de camino las mejores olas. De nuevo en esta playa están las dos de ayer, aunque le falta un pelín de potencia como para que al menos se forme la ola Taimadus.

    El cocodrilo gira la punta del dique y se sienta, controlado desde aquí ambas playas. Detecta entonces a dos surfistas, Hadiya y el del rostro heavy. El cocodrilo se ríe y ellos también, como si tuvieran conocimiento. Pero conforme el cocodrilo se aproxima no anda muy conforme con el pico de ola que pillan pegado al dique y con el que intentan salir en una izquierdita. Le gusta más el pico siguiente más regular que se forma en las proximidades de las boyas testigo de los diques de entrada de barcos en temporada estival.

    Surfea varias de cinco segundos, para empezar. En una de ellas siente el roce de la quillita. Efectivamente, es la taimada y ha vuelto a romperse, sobreviviendo de nuevo gracias al plastiquillo. Medio rota y colgando, el cocodrilo decide no perder su sesión de surf por ese detalle, la quilla ya llevaba dos pegados, de manera que si la pierde, que la pierda. Lo de la velocidad que se pueda perder al surfear y todo eso, es patético, no se nota nada...

    Poco después el cocodrilo se acerca a saludar a Hadiya y a investigar la ola que intentan surfear. No le convence, no le parece tan buena como la otra, de manera que el cocodrilo vuelve a alejarse. Hadiya sale por la orilla tras surfear otra ola, algo después. Y al rato, el surfista del rostro heavy que parece tener mucha confianza con el cocodrilo, le ordena que se vaya con él a surfear arriba, donde el pico de la ola es más elevado, y otras consideraciones que el cocodrilo no oye bien porque lleva sendos tapones en los oídos, que agredece mucho en los wipeouts. El cocodrilo repite nuevamente. El surfista del rostro heavy consigue hacer un 360º con una tabla pequeña y estrechísima, él también está delgadísimo. Pero el cocodrilo al rato vuelve a caer a la zona que le gusta. De hecho cree que a ellos también les beneficiaría más este segundo pico.

    El cocodrilo se va taimando hasta conseguir un tope de ocho segundos. Arquea bien el cuerpo y evita las clavadas. En cantidad, surfea más que los otros surfistas. Lo más importante es que a la hora de salir, no ha acabado de perder la quilla taimada. Ya sabe cómo manejar los tornillos y volver a pegarla. Hadiya estaba en el paseo, metiendo su pequeña tabla en una funda con la punta puntiaguda. Se cambia utilizando una mochila, que no sabe donde o con quién dejará guardada. Devuelve el saludo que el cocodrilo le hace con la tabla de surf.

    Hoy toca la penúltima capa de cola para la Cocodrilo 1, este fin de semana tocará la caprina. El cocodrilo encuentra finalmente los dos botes de cola que le faltaban. Le va a sobrar cola, no obstante.

    1º ANNO TAIMADUS


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 366: Cocodrilos: el kitesurfer del aullido y los doce segundos

    Ver las imgenes de origen



    La mañana es nublada, de VIENTO de levante consistente. Tanto que a pesar de todo no regulariza a las olas, para colmo tampoco son demasiado potentes en altura. Lo que capta toda la atención en la playa por parte del cocodrilo y de los curiosos, es el Slater del aullido, que va con un kitesurf. Tanto parapente como tabla parecen Rip Curl. Además, la tabla la lleva sin asideras. El kitesurf es de lo más peligroso que hay. El cocodrilo decide pasear por la orilla rumbo al dique de Nasser Lives mirando lo que hace el Slater, y las posibles olas al otro lado. Pero no hay olas de importancia esta vez en ese lado.

    El Slater parte de las inmediaciones del dique y va abriéndose hasta las inmediaciones de los Cocodrilos del dique horizontal hundido, que si son a veces visibles es debido al oleaje. Requiere de un día de VIENTO constante y con cierta potencia, pues debe mantener siempre el parapente en todo lo alto, y siempre tener un ojo puesto en el mismo. Y a la vez, debe estar atento a lo que quiere hacer con la tabla. Por lo tanto, el kitesurfer debe estar atento siempre a dos cosas. Pues en cuanto disfruta de la surfera, puede relajarse y caérse el parapente, y ya la ha liado. Pero el Slater del aullido tiene fuerza y maestría. Le cuesta como es lógico y a pesar de todo, subirse a la tabla, debiendo apoyarle de lado las pezuñas, conseguir arrancar torsionando el cuerpo. Pero todo ello garantizando el control del parapente, que debe quedar siempre en lo alto. Una vez logrado, se hace uno de sus largos, y de camino intenta hacerle algo a las olas irregulares.

    El cocodrilo vuelve hasta la zona de la ducha de las series retaimadas, donde parece estar el pico más interesante. Se mete haciendo la ley del mínimo esfuerzo tras sus estiramientos, con la tabla bajo el brazo en lo posible y mojando la osamenta con una garra, para ya estar aclimatado al llegar a la rompiente, más o menos donde cubre. El Slater pasa en todo caso por la zona de afuera, lejos de las rompientes que en principio no le interesan. El cocodrilo empieza con surfeos de cinco segundos, empezando a partir de ahí a experimentar con costaditos y a intentar caer desde lo más arriba posible. EL VIENTO ha vuelto las cosas algo caóticas y la ola se empina de repente y sin previo aviso, además la mayor parte de las veces no hay serie y no viene otra por detrás. El cocodrilo empieza a moverse hacia un lateral buscando el pico más elevado posible. Llega a un lugar donde puede hacer pie aunque sea con lo justo. Esperará a partir de ahora a las olas en esta posición, para subir a la tabla tras un estudio exhaustivo de las olas, una de sus tácticas practicamente exclusivas y que no entiende por qué no practican otros surfistas. Quizá sea por arriesgar con las quillas...

    Y es que tras salir impulsado, el cocodrilo avanza hacia la orilla, debiendo tener cuidado al perder toda la inercia y no clavar la tabla por detrás para no rozar con el ya escaso fondo. Suerte que al menos coincidía la marea alta. El cocodrilo va taimándose y maldiciendo al oleaje tan traicionero a la vez, con un ojo puesto en el kitesurfer. Que cuando se fue a intentar surfear alguna ola se despistó del parapente con consecuencias casi fatales. Al cocodrilo no le gusta nada eso de ir atado a cuerdas que pueden enredarse a cuerpo, cuello, y a un elemento que puede arrastrarte bajo el agua. O con un golpe de VIENTO, ya ni contar sobre los aterrizajes. Pero el Slater del aullido no puede resistirse, es muy sofisticado y en esas está. Llega el momento mágico del cocodrilo.

    Pilla al fin la ola buena, que ya amenazaba con espumear, y acierta al alzarse tempraneramente porque cae con éxito desde lo alto de la ola. Sus larguísimos doce segundos deben ser lo máximo conseguido de momento con Fer. No se puede hacer más con estas olas. El cocodrilo sigue agotando su tiempo, probando por si puede hacerlo igual de bien con otra ola. Lo duda por su estado físico y molestias al alzarse a estas alturas de semana. En la última de estas olas, finaliza al fin como no quería, rozando con el fondo. Mira los bajos de la tabla y efectivamente, la quilla taimada que sigue resistiendo milagrosamente vuelve a resquebrajarse como es lógico, quedando todavía fijada al plastiquillo que envuelve la quilla. Mientras no se rompa, no perderá nunca la quilla. Se acabó, el tiempo se ha agotado, ha surfeado su mejor ola, y la quilla retaimada ha dicho que ya basta.

    Al salir a la ducha, el cocodrilo se encuentra con algo anecdótico. Pues había varios espectadores en teoría atentos al espectáculo que daba el Slater del aullido. Pero también al cocodrilo. Que no subestima las sensaciones que pueda recibir el Slater del aullido. Pero el surf tiene una gracia que no tienen estas otras modalidades. Es más emocionante. Cierto es que la iregularidad del oleaje invitaba a la opción del otro surfista, que tampoco debe ser amigo de fastidiarse las quillas de la Rip Curl. Si bien el cocodrilo sabe como sacar partido y encontrar la ola adecuada. Lo de la tabla tendrá su evolución lo mismo que el tema de la quilla, que aunque desgajada sigue acoplada y nuevamente. Pero eso no lo entiende un anciano que está en pie en el paseo mirando fijamente de cerca al cocodrilo, con cierta tristeza. Lo cierto es que los menas, que también se retiraron junto al cocodrilo, parecieron estar más atentos a éste que al Slater. Pues lo otro genera curiosidad y algo de angustia, mientras que lo del cocodrilo es pura emoción con fallos y aciertos. Así que el anciano al ver que el cocodrilo salía al ver la quilla rota, está triste porque cree que todo se ha fastidiado. Sin embargo el cocodrilo sonreía satisfecho, era todo lo contrario.

    Tiene su mejor ola. La Hamilton rifeña acaba la semana enfurruñada y cansada por ser viernes, subiendo al coche con cara de pocos amigos. EL VIENTO se ha llevado su cartel de "se vende". Hay un piso encima del garaje con una ventana que se sospecha que pueda ser de su habitación, porque se suelen ver trajes secándose. No se podría entrar porque la ventana tiene rejas arqueadas hacia afuera ;) En vez de trajes secándose, esta vez hay un ramo de flores que se está marchitando del todo. Si es soltera debén andar muchos moscones tras de ella, pero sobre todo por el dinero. Y ella desde luego que parece de las que antes tendría una aventura loca con un cocodrilo a un compromiso que limitase a sus otras aficciones. Sin embargo, ella no es Esapersona... Los botes de cola aparecieron y ahora toca la última capa y el pegado de paso de las pegatinas de Mark Caviola. Las letras y el número 1 esta vez son negros. El cocodrilo no olvida el día del santo de su madrina en que siempre le llamaba por teléfono y el paso de la virgen del Carmen cuando se le cayeron los botes de pintura usados de prensa para pegar los listones. Y la propia muerte de la madrina mientras el cocodrilo se desahogaba lijándola hasta que por sin llamaron en cuanto murió. Así que aunque la madera quede muy clarita por las capas de cola, los rótulos van en negro riguroso, heavy total. Y colorín colorado, viene un fin de semana presumiblemente cargado de olas.






    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312


    Resultado de imagen de cocodrilos chistes

    Ejemmm?

    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta



    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta


    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta


    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta


    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta



    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta


    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta



    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta

    Jajajajajajaja!

    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta
    Huyeeeeeeeee cocodrilo!

    Jajajajaja

    ***************************

    pd:

    Resultado de imagen de cocodrilos chistes

    Resultado de imagen de cocodrilos chistes


    Resultado de imagen de cocodrilo bicicleta


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312

    Resultado de imagen de sueos color


    ***********

    Resultado de imagen de sueos color

    El Significado de los Colores en los Sueños

    *

    El Significado de los Colores en los Sueños

    Los colores en los sueños tienen un papel importante, y son elementos que tenemos que tomar en consideración para adivinar cuáles son los mensajes que nos están llegando. A veces notamos que hay un tono que predomina sobre los demás, sea en la ropa de las personas, en el cielo, y hasta en una tonalidad que cubre todo el ambiente.

    Conoce qué representan los colores en los sueños, y aprende a interpretar mejor las advertencias y consejos que aparecen en tu mente por las noches.

    ¿Qué significan los colores en los sueños?

    El color amarillo, en el lenguaje de los sueños, habla de la confianza en uno mismo. Cuando sueñas en tono amarillo, o aparece este color en un rol preponderante en tus actividades oníricas, tu mente te demuestra que tienes confianza en ti mismo y en tus capacidades, en especial cuando estás intentando solucionar un problema o atravesando una situación particular. Pero presta atención a la manera en la que el color amarillo aparece en tus sueños: también puede advertir de obstáculos o problemas con otras personas que lo luzcan.

    En la interpretación de los sueños, el color rojo simboliza la pasión y las emociones fuertes. Es la imagen que tu mente le da a tu propia energía, al coraje, también a la ira reprimida y a los rencores. En sueños de carácter erótico simboliza la sexualidad, mientras que en otros más comunes también puede advertir el enojo, el peligro, y es una advertencia cuando lo vemos en alguien más.

    "Los colores en los sueños también se pueden presentar en tonos sutiles, pero con mensajes fuertes."

    El lenguaje de los sueos colores y tonalidades Los colores en los sueos interpretacin Cmo entender cada color en los sueos

    Soñar en sepia o en tonos beige no simboliza el pasado, sino la neutralidad

    © Depositphotos.com/prometeus

    Los colores en los sueños pueden darnos también mensajes de nuestras necesidades. El azul, por ejemplo, se relaciona con la espiritualidad y la necesidad de abrir la mente o el corazón hacia una situación determinada. Nos recuerda a nuestros deseos, a los instintos y a la necesidad de serenidad.

    El color verde nos habla de la madurez, de la serenidad y de las esperanzas. Cuando aparecen en tus sueños, buscan hacerte notar la resolución a una búsqueda o a un conflicto, y te recuerdan de la necesidad de tener placeres en la vida, en todo ámbito y plano.

    En el lenguaje de los sueños, el color naranja simboliza nuestra pasión, los sentimientos de amistad y regocijo, y se relacionan a las relaciones con los demás. Presta atención a quién lo luce en tus sueños; tu mente confía en esa persona, y la siente cercana.

    El color marrón (café) representa a la libertad, a la prosperidad, el bienestar y el dinero. Tu mente lo toma como símbolo de estabilidad, crecimiento, buenos proyectos y negocios. Por otro lado, el beige o marrón claro simboliza la neutralidad y la ausencia, y en los sueños te recomienda alejarte de esa persona o situación en donde aparezca.

    El morado, violeta o lila, tanto en los sueños como en la espiritualidad, es el color de la transmutación y la elevación. Cuando aparece en los sueños nos recuerda la necesidad de ser creativos, de superar obstáculos banales, la necesidad de elevar el espíritu por sobre lo mundano. Una persona que luzca este color es asumida por tu mente como alguien de referencia y guía.

    Los colores en los sueños también se pueden presentar en tonos sutiles, pero con mensajes fuertes. El fucsia nos invita a la contemplación y la meditación en el asunto que se experimenta, para evitar inconvenientes, mientras que el color borravino (granate) nos dice que ese proyecto llegará al éxito si se avanza con firmeza.

    Los colores metálicos en los sueños

    Soñar con superficies y paisajes de tonos metalizados, brillantes, iridiscentes, tiene un mensaje especial en nuestra mente. Si en tu sueño percibes mucho contenido de color dorado, tu mente te dice que necesitas elevarte a lo divino, superar los obstáculos pequeños de la vida diaria y recordar cuál es tu meta, y la prioridad de los asuntos.

    Por otro lado, los tonos metalizados que se inclinen hacia el plateado simbolizan a la luna y su poder. En los sueños se relacionan con lo femenino, con la protección, y te invita a cuidarte de las personas influenciadas por él en el sueño. Recuerda mantener la calma y buscar la justicia y la independencia, alejándote de esas personas y abriéndote paso por cuenta propia.

    Los colores en los sueños: blancos y negros

    A menudo, los colores en los sueños se presentan de un modo peculiar. El color blanco es poderoso e indica que confías en ti mismo y en tus proyectos, que tienes energía y emites serenidad a quienes te rodean, pero te recuerda cuidar de ti mismo, elevar tu dignidad y confiar en tu sabiduría interna.

    Por su parte, el negro también es poderoso en los sueños, y recomienda precaución, advirtiendo de peligros y temores aún no divisados. Es el tono del misterio y de la maldad, y debes prestar atención a quién lo luce, para alejarte de esa persona o situación.

    Finalmente, el color gris en los sueños representa los períodos de cambio. Observa si se aclara (la situación se resolverá, el conflicto culminará) o si se oscurece (aumentará la confusión y el problema).

    Cada color tiene su significado en los sueños. Son símbolos que invitan a prestar atención a la vida diaria. Confía en ellos y podrás anticiparte a lo que te depara en destino.


    https://comohacerpara.com/significado-colores-suenos-11324e.html

    *

    ***************************************

    Resultado de imagen de sueos color

    Soñar con colores | Significado - Esoterismos.com

    ******************

    Resultado de imagen de sueos color

    ¿De qué color son tus Sueños?

    Resultado de imagen de sueos color


    *

    Resultado de imagen de sueos color


    Resultado de imagen de sueos color


    Resultado de imagen de sueos color


    ooooooooooooooooooooo

    Resultado de imagen de sueos color

    Sueñas a color o en blanco y negro? - Ciencia para [email protected]
    *


    pd:

    Resultado de imagen de separador graffiti png

    Ehhhh?
    Resultado de imagen de separador graffiti png
    cont....

    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 367: vaguada de los padres del cocodrilo: regulares y legionaria

    Ver las imgenes de origen



    A la hora de comer hubo concurso de migas y callos. Fernando apareció por allí, y el cocodrilo comentó que creyó haberle visto en un desfile, concretamente el legionario en el parque que sale en un video. Su padre al que le gustan mucho los coches, lo confirma. Tiene un todoterreno y una especie de chapiri colocada a modo decorativo en alguna parte. Lo que pasa es que el video era de hace muchos años y no estaba seguro. La madre del cocodrilo insiste en que consiguió sacarle el dinero, pero el cocodrilo advierte que traerse una tabla de la península ciñiéndose a los gastos de envío, era demasiado. Además, puede cocodriloformarla. Virgo no está de acuerdo con lo que pesa la Cocodrilo 1, ya que está viendo sus progresos. El cocodrilo deja claro que flotar, flota. Y explica que el problema del peso es que la tabla debe salir impulsada por la tabla, y que ahí requiere mucho tirón. Virgo cree que debiera haberlo hecho con maderas tropicales. De todas maneras el cocodrilo tenía que intentarlo. Por forma será sin duda la mejor tabla. En el peor de los casos, necesitaría las más grandes olas para ponerse en marcha. Pero si lo logra hacer, puede convertirse en un arma de doble filo, dándole una velocidad endiablada...

    El surfismo tiene mucho de espectáculo taurino, al que intermitentemente se suman desde el paseo los expectadores, variopintos, que disfrutan un rato hasta que efectivamente consiguen ver los aciertos del cocodrilo. Es mucho más emocionante que otras modalidades. Todo comienza con la vestimenta, impuesta por la experiencia en combate. Los neoprenus están por el frío, a pesar de seguir siendo más escasos en comparación con otros surfistas. De otros detalles como el de los tapones en los oídos no se da cuenta el respetable. El cocodrilo aparece en la playa con la tabla legionaria bajo el brazo, encontrando olas regulares. Son espumas muy desordenadas y escasas a pesar de EL VIENTO, no hay surfistas. Las únicas espumas están en esta playa. El cocodrilo desconfía de la espumita trampa del bajío de la zona de las series retaimadas, y le parece más constante la ola de la vaguada de los padres del cocodrilo. Aunque conforme se acerca paseando por la orilla remojando las pezuñas, se da cuenta de lo irregulares y complicadas que son las olitas. Y eso a pesar de EL VIENTO. El cocodrilo tendrá que poner en juego toda su experiencia y calidad para surfear lo máximo posible e intentar no salir con alguna quilla tocada.

    Elegido el lugar, el cocodrilo coloca a Fer sobre el escaloncito de arena dejado por las rompientes de días anteriores. Comienza el ritual de calentamiento, que a pesar del escaso oleaje, ya debe empezar a llamar la atención de los espectadores. Afortunadamente no hay pescadores de la caña. Y aunque el cocodrilo ve a la cañita curiosamente clavada de pie en la arena, no alcanza a ver el hilo en la tarde algo nublada. Entra en el agua como ya acostumbra, con la tabla bajo el brazo y echándose agua sobre la osamenta con la zarpa, sin perder de vista a las posibles olas. En un momento dado, coloca la tabla sobre el agua y la vuelve del revés, controlándola con una garra. Ya está preparado. Se remoja agachándose bajo una ola, y empieza a buscar las surfeables.

    Hasta que el cocodrilo no empieza a subirse durante un par de segunditos sobre la tabla, los aficionados no se sientan en la barandilla del paseo. Entrada libre y asistencia en función del espectáculo. El cocodrilo merodea la zona frente a el portal de la casa de sus padres, sin llegar a la zona de rocas. Sin embargo, el fondo de arena es más bajo en esa zona. Las espumas que acompañan a la ola hacia la orilla denotan otros bajíos. El cocodrilo debe tirarse al agua a tiempo y no hundir la parte trasera. Consigue así mantener a salvo a la quilla taimada, pegada y ensamblada ya hasta cuatro veces. Va taimándose hasta conseguir algunas de cinco segundos. En sus movimientos laterales acaba por toparse con el hilo de pesca. De todas formas esa zona no conviene por falta de fondo. La irregularidad de las olas es tal que parece como si hubiera una rompiente un poco más adelante, pero la espuma se deshace enseguida.

    El cocodrilo avanza hacia afuera por curiosidad, hundiéndose cada vez más hasta que de repente el fondo, sube. No se trata exactamente de un banco de arena, sino de montículos aislados. Aunque forman picos a las olas que incitan a que rompan. Hay que tener mucha suerte para surfear estas olas, pero la salida es con fondo de sobra y sin problemas para las quillas. Es fustrante la mayor parte del tiempo, hay varios errores pero el público mantiene la curiosidad al menos hasta producirse el acierto. Tras un par de olas de cinco segundos, llega la buena y su momento mágico, ocho segundazos. Pasado lo cual, ya no vuelven las olas en condiciones y el cocodrilo pasa largas esperas enfriándose. El público acaba por retirarse y el propio cocodrilo también ya con las luces del paseo encendidas.

    De vuelta a la base merodeaba el anciano de la barba que espera a que abran el bar aledaño. Preguntó al cocodrilo si las olas eran buenas, contestando que "regulares".

    Llega la hora de volver a la resina caprina. Hay la necesaria y debe sobrar. Lo primero sobre la tabla que va a resultar clarita, es dar una capita sobre la zona de Mark Caviola y la letras y el número en negro. Así al día siguiente, ya que la primera capa es por debajo, esta zona quedará todavía más reforzada. Después da la vuelta a la tabla mostrando el lado concavoconvexo y de las quillas. Quiere usar la misma brocha para todo el proceso. Por mucho que la limpie estará más endurecida mañana, y no cree que la salve en lo sucesivo. Pero al menos y ahora que está más flexible, aplica la resina con su mezcla en sus partes más sinuosas.

    La calidad del pincel es chinesca y suelta pelos que hay que ir retirando. La capa de cola es gruesa y totalmente lisa. La resina no empapa como en el caso de la madera. No se trata de lograr un acabado perfecto, tan solo de conseguir una pátina que aleje siempre a la cola del agua marina. No es que la cola no resista, pero le sobrevendrán muchas inmersiones y contactos marinos. El cocodrilo ya tiene una tabla supersellada y con una capa gruesa. Con la simple capita de resina, tendrá la resistencia necesaria. Ahora además es una tabla de madera clarita pero muy brillante. Mañana vendrá la capa de arriba. Y hasta el martes no se podrá aplicar barniz transparente, precisamente empezando por esta otra parte, que ya habrá tenido más o menos sus tres días de secado total. El barniz transparente será la capa final externa, dos capas. La superficie de la tabla se irá afeando con el tiempo por la parafina y la superposición del barniz, una sobre otra. Debiera estar lista para el mes de los horrores. A partir de entonces probará la resistencia de Fer al lijado al menos de su parte externa, por la punta. Siendo lo primero de todo, retirar esas quillas y taladrar sin reparos para colocar el mismo sistema de la Cocodrilo 2. Después se realizaría el dibujo del siluetado. Igual se puede cortar o solo lijar, ya se verá. La cola y la siperficie habría que dejarlas iguales, como están. Así después solo habrá que sellar la parte de abajo. Laminar, como dijo Fran... Si cualquier cosa fallase con la Cocodrilo 1, el cocodrilo volvería a la 2. La cocodriloformación de Fer es irreversible.


    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312

    Resultado de imagen de miss elliot lost control gifs



    Resultado de imagen de miss elliot lost control gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Resultado de imagen de miss elliot lost control gifs


    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    oooo

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    "letras"

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    https66mediatumblrcomtumblr_m76bpg4puW1qlbmi0o1_250gifv

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    pd:

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs

    Resultado de imagen de Janet Jackson feat miss elliot gifs


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312

    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de this is america gifs







    Resultado de imagen de this is america gifs










    Resultado de imagen de this is america gifs

    Resultado de imagen de this is america gifs

    Resultado de imagen de this is america gifs

    +++++

    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de this is america gifs

    This Is America 2



    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de this is america gifs

    Resultado de imagen de this is america gifs


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) ES1 Publicaciones: 9,312


    Resultado de imagen de Spiderman  chistes


    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de Spiderman  chistes


    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de Spiderman  chistes


    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de this is america gifs


    Resultado de imagen de Spiderman  chistes


    Resultado de imagen de Spiderman  chistes


    Resultado de imagen de this is america gifs


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 368: Cocodrilos: de las izquierdas de cinco segundos a la Ola del Giro Taimado (16 segundos)

    Ver las imgenes de origen



    La tarde acabó por despejarse. Y las olas conforme EL VIENTO se apaciguaba, se hacían más regulares y empinadas. Puede que la ola de al otro lado del dique de Nasser Lives llegase a estar activa. Pero ni llegaron otros surfistas en toda la tarde, y además resultaba muy tentador surfear éstas. El cocodrilo camina por la orilla rumbo a la zona de la ducha de las series retaimadas y se detiene ante lo que ve como una izquierdita perfecta. Hay también lo que parece una ola más potente en la zona del tubo por desplome del Slater del aullido. En cualquier caso las olas no arquean demasiado, son lentas y espaciadas aunque respetando la serie de dos o tres... El cocodrilo se aprovecha además de la ausencia de surfistas. En contra de los mismos, destacar dos cosas. En primer lugar la socialización. Interpretan que hará un día de oleaje similar al del día anterior, y si  no hay quedada surfera no se atreven a meterse en el agua, perdiéndose las pocas ocasiones surferas que da la ciudad del valle. Seguro que han optado por otros entretenimientos... Por otro lado está el tema de las quillas. La salida de las olas es menos profunda que en las proximidades del dique. Y el cocodrilo es de la opinión que antes surfearía mal y sin quillas, que dejar de surfear...

    El cocodrilo abandona esta zona de las proximidades de la ducha de las series retaimadas en cuanto entra y le parece que remando un poco en dirección al dique de Nasser Lives, hay picos más altos. La ola es lenta y perfecta, incita a caer desde lo alto e incluso a girar. Es lo que hace el cocodrilo, una primera izquierda de cinco segundos. Para colmo en la siguiente ola consigue repetir la misma operación. Los individuos que ha sentados en el dique ahora miran fijamente, serios y quietos. Las cosas van en serio, ha dado comienzo el espectáculo.

    Como la izquierda ha salido tan bien, el cocodrilo intenta ahora probar la derecha. Lo iba a conseguir pero la propia ola le giró el morro y acabó de izquierda. La ola no quería derecha y el cocodrilo no volvió a intentarlo. Aunque parecía que ya no llegaban tan buenas rachas de olas, y tras unos fallos, el cocodrilo consideró que ya no estaba tan bien fisicamente o bien que la calidad de la ola en la zona estaba cambiando. Ahora parecía que volviendo atrás a la zona de la ducha, el pico era más empinado. Y si bien el cocodrilo siguió teniendo la cadencia impuesta por la propia ola de ponerse de izquierda, acto seguido salía en lineal.

    Pero aquí hay menos fondo. La ola rompe en cuanto el cocodrilo ya solo hace pie, es decir, rompe justo al encontrarse con el banco de arena que ya sube ininterrumpidamente hasta la orilla. El cocodrilo aumenta sus segundos surferos conforme va cayendo cada vez desde lo más alto de la ola, alcanzando una de doce segundos. Hay roces con la quilla taimada, pero de momento resiste.

    Entonces el cocodrilo decide salir más hacia afuera, incluso debe sentarse ya en la tabla y esperar en ese punto. Rema y hay olas que se le escapan por poco. Pero acaba dando alcance a una y finalmente sale desde lo alto, con prontitud y de izquierda para ponerse acto seguido en lineal y entrar en la zona de espumas blanquecinas de las proximidades de la orilla. Son quince segundos esta vez, hay un nuevo roce con la quilla pero nuevamente, resiste. Entonces el cocodrilo se da cuenta de que se ha quedado a un segundo del record de dieciséis conseguido con la Olaian 6 antes de que se le rompiese la cola...

    OLA DEL GIRO TAIMADO >:)>:) :

    El cocodrilo tiene que repetir la acción efectuada con la ola que acaba de surfear durante 15 segundos, pero debe sacar al menos uno más. Tras una ola que se le escapa, llega una serie con una primera ola que deja pasar. La segunda igual no es tan grande pero se va a empinar más, quizá con suerte y con la remada, la pille. Lo primero es el esfuerzo para alcanzar la ola con la remada. Después la velocidad para alzarse y adelantar la pezuña izquierda mientras cae hacia la izquierda. Es exactamente igual que lo que ha hecho con la de 15 segundos. Pero irracionalmente el cocodrilo sabe que si a partir de ahora sigue recto hacia la orilla, no podrá alargarse más surfeando. Y si sigue de izquierda le pillará la espuma o se acabará la ola, consiguiendo solo, 5 segundos. La única opción es girar levemente de derecha: es el giro taimado, sale de izquierda y realiza un sinuoso giro surfero de derecha. El cocodrilo deja la tabla lo más equilibrada y estable posible sobre el agua mientras vuelve a adentrarse en la zona espumosa de la orilla. Efectivamente, lo consigue pero a muy duras penas, con otro sendo roce de quilla y una aparatosa caída lateral, dada la concentración en mantener la tabla equilibrada, y tener ese final tan súbito. Hay muy poco fondo y el cocodrilo se mete un leñazo lateral. Pero teme que la tabla haya recibido el mismo golpe. A pesar de todo salió indemne. El cocodrilo no solo ha igualado su mayor estancia hasta el momento sobre la tabla de surf, sino que además ha salido de izquierda y realizado un giro de derecha para demorarse más y más surfeando, acabando muy cerca de la orilla.

    La acción no pasa desapercibida para un individuo que a partir de entonces se queda petrificado y firme desde el paseo marítimo analizando los siguientes intentos del cocodrilo. El cocodrilo intenta imaginarse así mismo. Lo más llamativo debe ser su paso de la pezuña izquierda mientras cae por la ola, consiguiendo llevar las puntas de los dedos hasta el logo de la marca de la tabla. Así compensa su falta de agilidad por su alzamiento inicial. Es corpulento, pero en cuanto hace ese movimiento ya tiene dominio total. El cocodrilo ha dominado a la tabla de fibra por completo. En otra de sus intentonas que no llegan a tantos segundos porque tampoco le llega esa ola potente, uno de los impactos con la quilla acaba siendo definitivo. La quilla dice que basta y ya es hora de retirarse, con el deber cumplido.

    Quinto desmontado, pegado, y montado de la quilla taimada. Lista para la semana que le queda a Fer antes del comienzo de su cocodrilización. La resina caprina del fondo de la Cocodrilo 1 ha secado bien, lo mismo que la que cubría el logo de Mark Caviola. Toca dar la vuelta y aplicar la resina por arriba. Mañana habrá que investigar el barniz transparente adecuado. Son tantas las capas que al final la tabla se ve blanquecina, pero se distinguen los listones y manchas de los nudos de la madera. Hasta que no quede lista no se puede fotografiar. Como ya se sabe, tras su lijado es un poco más estilizada y ligera, aparte de tener unas quillas más proporcionadas. Quedará fantástica con la duda de saber la cantidad de empuje que necesitará para que la empuje la ola. En cualquier caso, la Cocodrilo 2 lo solucionaría todo. Y el cocodrilo ya pudiera comenzar sus trabajos para la Cocodrilo 3. Ha sobrado resina suficiente como para "laminar", como dice Fran, los bajos de la futura Cocodrilo 3 de fibra, que debiera comportarse de modo similar al corcho. Aunque de cara al lijado debe estar un poco más dura.





    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 369: vaguada de los padres del cocodrilo: bajíos

           Ver las imgenes de origen



    La mañana es despejada y EL VIENTO se ha echado, y con el mismo, progresivamente las olas. La marea es baja y son visibles varios Cocodrilos del dique horizontal semihundido. La ola que queda en la zona de las duchas de las series retaimadas parece traidora, una rompequillas con una rompiente producida por la proximidad de la superficie y el poco fondo. Solo queda la opción de la vaguada de los pares del cocodrilo. Las espumas se ven por allí muy desordenadas pero más abundantes, quizá un poco más alejadas de la orilla. El cocodrilo tendrá que investigar cómo está ese fondo.

    Llega al lugar indicado, coloca la tabla en la arena y realiza sus estiramientos bajo la mirada de dos jovencitas empañoladas sentadas en el pretil del paseo. Y entra con la tabla bajo el brazo y echándose agua con la otra garra en la osamenta, como ya es habitual. El fondo llega rapidamente aunque en principio es escaso, el agua llega a una altura solo un poco más alta que las rodillas, si bien el cocodrilo tiene que acercarse un poco más todavía hacia la supuesta rompiente. Supuesta porque hay falsas que vienen de camino, pero después la ola puede volver a tomar intensidad y formarse un piquito. Irregular aunque no tanto como hirviente, el cocodrilo se va conformando con algún par de segunditos iniciales.

    No hay espectadores ni fe puesta en que el cocodrilo llegue a surfear esas olitas o conseguir algo llamativo. Prueba desplazándose a ambos lados del pico, probando todo lo demás y buscando quizá una zona más profunda. Pero no hay manera, tiene que ser este pico. El cocodrilo se esfuerza hasta lograr los tres segundos, provocando que algunas personas se giren y miren un poco desde el paseo. El cocodrilo se sigue jugando la quilla, pero no piensa dejar de surfear si puede. Consigue la de cuatro. A partir de aquí ya hay varios individuos a distintas alturas del paseo detenidos, atentos con curiosidad, por mucho que el cocodrilo intente de todo con la olita y no lo consiga, buscando el impulso correcto. También necesita un poco de suerte, un golpe de mar un poquito más fuerte. Y al final consigue la ansiada de cinco, provocando cierta satisfacción en los espectadores. Nada es perfecto, cuando el cocodrilo ya se retiraba con el objetivo cumplido, resulta que la quilla... Ya por lo menos debe ser la sexta vez que tiene que pegarla. Pero a pesar de todo, resiste.

    El cocodrilo tiene suerte en la tienda de manualidades con el barniz marino. El dependiente discute con un jovencito, si le pide algo, le torea. El cocodrilo con rostro inocente simplemente pide barniz transparente, pregunta el precio y es baratísimo, preguntando si tienen algo mejor. El irritado dependiente cuestiona al cocodrilo preguntando para qué lo quiere, pero el cocodrilo no tiene escusa preparada. Suerte que preguntó si era para exterior. Y sacó el barniz marino, pero tenía que preguntar cuánto valía en el comercio aledaño que es como una prolongación, quedándose el cocodrilo a solas en la tienda porque el jovencito se largó... No se sabe qué le dijeron, pero el precio le ha salido demasiado barato al cocodrilo, virgo dice que se han equivocado.

    La quilla taimada ofrece alguna resistencia en la tarde para ser reparada. El trocito de detrás que queda encajado tiene un tornillo que se resite a salir. No, no está viciado, lo que parece es girado. El cocodrilo teme que se haya metido demasiado adentro. Tiene que sacar esta pieza poco a poco y con cuidado. El tornillo acaba saliendo por debajo, efectivamente. Por culpa de los sucesivos pegados, esta zona ha ido ganando masa y la quilla ya no encajaba tan bien, provocando eso. Para colmo, ya no encaja. Pero como la pieza se seca instantaneamente el cocodrilo puede lijar hasta volver a encajar las patillas. Vuelta a atornillar, y listo. No hay que desesperarse, ya falta poco para la cocodrilización de Fer.

    Mientras, el cocodrilo cree que esa resina caprina, sobre todo la de abajo, está lista de sobra. En el bote dice que lo ideal son tres capas en vez de dos. Pero aplicado en madera. El cocodrilo está experimentando en realidad con esta nueva sustancia. Una vez protegida y aislada la madera con la gruesa capa de cola, aisla la cola de la influencia marina con la resina caprina. Pero esta fina capa que equivaldría a un finísimo revestimiento de plástico imperfecto, pudiera sufir desgastes simplemente por fricción del agua o las pezuñas al subirse en la tabla. Todavía hay que aislar a la resina con una sustancia que le permita hacer de revestimiento externo que periodicamente pueda renovar, por lo tanto debe ser económico y guardarse en su latita, con lo que el cocodrilo tras su uso de la tabla, tendrá que inspeccionar con detalle su evolución...

    El barniz marino es transparente aunque su base es oscura, le han dado el brillante, como en la foto no está seco por eso brilla tanto. Un poco más pegajoso que la resina caprina, pero bastante líquido, el cocodrilo se imagina si también serviría para "laminar" los corchos, como dice Fran. Pero seguro que no es tan resistente. El cocodrilo intentará dar tres capas, para un total de 11. Parece y de hecho ha quedado clarita, pero se pueden apreciar todavía los nudos de la madera, y también los listones aunque aquí cueste. La foto simplemente demuestra su perfil concavoconvexo y la afinación que la tabla ha experimentado, por lo tanto las quillas han debido ajustarse igualmente a ese perfil. Todo ayudaría hipoteticamente a un mayor empuje. De todas formas la clave de esta tabla seguramente debe estar en caer desde lo alto de la ola. Sería casi milagroso si el cocodrilo consiguiera que surfearse por empuje.

    Este trabajo con la Cocodrilo 1 es un planteamiento tanto barato como ecológico, con listones de madera de Pino que aunque virgo diga que no sirvan y que son para ataúdes, lo resto es que es una madera de un Árbol noble. Lo que sí tiene es un ingente trabajo de lijado, el ahuecado acabó hecho con cincel y martillo. Finalmente hubo que reducir y estilizar más el modelo. Si fuera más ligero no sería tan resistente. Ese listón central agujereado pero sólido es lo que le da resistencia a la tabla para que no venza en los alzamientos. Los cantos aunque pequeños dado tanto lijado, son también algo sólidos. Nada de puntos débiles. Lo de la cola ha sido complicado, pero las formas debían ser perfectas. Hay que esperar a que cuando lleguen las olas todavía no tenga fisuras, si le entra agua sería terrible... Y que empuje, que empuje como sea. Si la ola o la caída por la misma consiguen moverla, entre la inercia y sus formas pudiera acabar convirtiéndose en supersónica. Como Fer flota bastante, el cocodrilo no debe desmoralizarse al volver a una flotabilidad baja mientras rema, también la Cocodrilo 2 tenía estas características, al contrario, la mayor maniobravilidad de delante a atrás haría mucho mejor las cobras y elevar el morro de la tabla antes de la caída por la ola.


    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) ES1 Publicaciones: 4,192
    Día 370: vaguada de los surfistas

    httpwwwitraveltocomimagescrocodile-at-waters-edge-jeremy-jowell-590x390jpg



    La mañana es despejada, de VIENTO de poniente. Desaparecen las olas. La marea es baja, durante las sentadas de la triple serie retaimada con buceos pueden contarse hasta tres Cocodrilos del dique horizontal semihundido, con él mismo, cuatro.

    Varios jovencitos se entretienen viendo al cocodrilo. Algunos emboscados bajo alguna planta de la jardinera desde el paseo. Una empañolada que se sentó en la orilla. Y parejitas que habían soltado a la pareja de perros, y que seguramente comentaban lo fría que estaría el agua, pues los perros no aguantaban mucho al sentir el agua en las patas y volvían corriendo hacia la arena. También hay individuos que se detienen un rato mientras caminan por el paseo, como si intentasen aprender la lección, o comprobar el estado evolutivo que el cocodrilo lleva con estos ejercicios sistemáticos. Hay molinillos de VIENTO en el ambiente. A la llegada a las proximidades de la boya en la tercera sentada, un pez dio un salto, como si intentase seguirle el juego al cocodrilo.

    Tras una noche secando, el barniz marino anda un poco pegajosín. El cocodrilo no sabe la dureza que alcanzará, sobre todo si le da grosor. Da la vuelta a la tabla con cuidado de encontrar un material de apoyo que no se adhiera a esa parte. Da una capa por encima y pasa el secador de pelo. Da buen resultado, puede aplicar una segunda capa. Esta tarde y por este sistema también pudiera aplicar varias. A ver si llega a un total de cinco o siete. Y con ello deja la tabla el día siguiente de completo descanso, para que seque bien, y acaba con la otra parte, pasado mañana. La duda es esa, su resistencia ya que no va adherido directamente a la madera. Pero lo que importa es el grosor y el precio de cara al futuro mantenimiento. En el peor de los casos y si el barniz fuera demasiado blando, el mantenimiento tendría que consistir en una capa de cola. Pero de momento se probará así.

    No hay tregua para el cocodrilo que siente mínimas sobrecargas en hombros y pecho, las costillas. La Hamilton recoloca el cartel de "se vende", protegido esta vez en los laterales con cinta aislante. No se sabe si el ramo de flores que sigue pudriéndose en la ventana aledaña es suyo, pero sigue habiendo ropa deportiva eventualmente a la vista secándose. No le gusta usar calcetines.



    JoseUser12 @ es 1

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharOrdered listLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo