Ahora mismo...¿Qué dirías?

1144

Comentarios

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Ahora mismo diría...

    A pesar de todo....
    La Vida es Maravillosa
    un Milagro...despues de Nadar entre millones ...
    y llegar al "Núcleo".... Útero".


    Imagen relacionada


    Imágenes Bonitas.

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada

    ooooooooo

    Imagen relacionada

    ooooooooooooo

    Imagen relacionada



    ooooooooooooooo

    Imagen relacionada

    ++++++++++++++


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie


                                           Ver las imgenes de origen
                       Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    Resulta tentador para alguien tan iracundo como aries, sobre todo siendo mujer, enfocarse hacia el amor. Lo contrario pudiera decirse del amoroso piscis, sobre todo siendo hombre. Ya revisamos como la fuerza en aries se transformaba en una mayor atención y complacencia hacia los demás. Pero en piscis, pura rebeldía. El problema se trata de la traslación práctica que ambos hacen del amor y de LA IRA en el mundo vigil. La primera no puede controlar sus impulsos iracundos, siendo su experiencia un desastre. Y a piscis le pasa exactamante igual en el terreno amoroso. Por eso aunque estos vecinos se entiendan tan bien pueden parecer enfrentados. En realidad es una cuestión de fustraciones. Es lógico que se encuentren tanto. Lo que puede resultar inusual es que el escurridzo y viejo pez se enfrente a aries en terreno abierto. Si eso ocurre solo puede significar que hay algo superior, una verdad que debe imponerse. Y con estos dos signos queda claro que es blanco o negro, o lo uno o lo otro. Estas líneas son algo mucho más serio que una simple batalla entre el bien o el mal, y mucho menos para meter a curas o científicos por medio. Cierto es que aries apostará por el conflicto, ya que la verdad se impondrá por la fuerza, aceptando en todos los casos el resultado... Es cruel, pero piscis se ve obligado por fuerzas superiores: Ni el ser humano más dotado en amor o en IRA está a la altura de comprender realmente de la grandeza de lo que está hablando, prueba de ello son sus ímpetus e impulsos. Es por ello que estas líneas deben resultar durísimas al lector, por la verdad que implican. Incluso para otros arianos o piscianos, que seguramente estarían también disconformes, aunque logicamente mucho más callados. Cada una de estas líneas irradiadas es por tanto un acto de sacrificio. Quien busca justicia debe encontrar la verdad. Con existencialismos al gusto para mujeres caprichosas primermundistas, no se consigue...

    Taimades deja atrás la larga recta llana de su casa. Cruza El RÍO sobre uno de sus puentes. A pesar de las lluvias y de lo inundada que tiene su desembocadura, vuelve a administrar sus aguas de tal manera que mantiene dentro de su canalillo tradicional de cemento armado, su misma cantidad mínima de agua, pudiera decirse que solsticial. Como si sus crecidas o decrecidas, cuyas proporciones matemáticas son desmesuradas, tampoco respondieran a una lógica en este caso provocada por las lluvias. Al menos no de forma directa. Es como si EL RÍO tuviera voluntad propia. Y por eso se mantiene constante y eterno. Ni siquiera aries se atrevería a rebatirlo. Incluso cuando resuenen las trompetas del infierno en la ciudad del valle, incluso cuando despierte LA MUJER DORMIDA. EL RÍO seguirá estando ahí. Piscis sabe que se encuentra ahí, bajo las arenas saharianas... Bienvenidos una noche más, enloquecidos lectores, a sus dominios. Mientras la purpúrea Buganvilla mantiene su desangrado ya en retroceso, hasta su propio lecho."Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares, donde reposan los sentenciados Arboles: El Sauce centinela que protege a las pequeñas Chumberas. Su Eucalipo e Higuera custodios, la cual ya amarillea en espera de ser desnudada probablemente durante el mes de los horrores. Taimades se alza sobre la bicicleta junto a la formación de altos Eucaliptos que se elevan a continuación. Es fundamental identificar al eslabón inmediatamente superior con toda claridad, aunque su espectro cubra un sector tan amplio como el que va desde un Árbol centenarísimo, hasta la vetusta y primitiva Esparraguera. No queda el mínimo espacio para el falso concepto de "libertad", ante la verdad. Y si en la verdad se encuentra la fuerza, Taimades se burla de las acometidas del carnero, y por ende de esta vil humanidad sobre la que se entroniza... Las crueles pedaladas prosiguen junto a los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron tratados como a escombros, y que siguen con las puertas cerradas. Si para que el cuartel viejo deba dar paso al nuevo colegio, merced a la reducción a escombros de los Árboles centenarísmos, que se vayan a la m. lo nuevo, junto con el carnero y su humanidad entera. Seguro que contará con subvenciones europeas, en el año que sea, por destinar espacios a zonas verdes, hipócritas de m. con un presidente pisciano ladrón. Yo no puedo pedir los nombres a mis clientes por comprar pinceles, seguramente eso ni exista en los países del antiguo comunismo. Taimades recuerda otras barbaridades como las de castigar al aula sin recreo. Los interinos que lo hiceran eran los buenos, y los otros los malos. Trampas, mentiras, ilegalidades. La gran Chumbera sigue manteniendo unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto, por si algún día los reclama el solitario. Ya que el resto siguen siendo despreciados por los humanos, que mantienen el hambre, la miseria y la presión demográfica por puro gusto y placer. Ni lo robado ni lo que procede del blanqueo de la mayor potencia mundial en movimiento de dinero negro, se invertirá productivamente. Hay una crisis de valores en la que no se aprovecha lo que se tiene. Ni siquiera los ladrones y otros criminales tienen categoría. La iglesia por su parte mantiene sus puertas prudentemente cerradas. El único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados sigue intentando crecer hacia arriba rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados. Cuando no se opta por su sobreexplotación obrera, se practica el abandono total. De manera que si cae alguna rama o el Árbol entero y mata a alguien, siempre hay una salida cobardemente política para justificarse.

    Taimades gira el repechito y se sienta sobre la bicicleta. Está cansado por sus juegos acuáticos, donde se ha empleado el día anterior a base de bien, y ahora prosigue. La ventana de la casa de la Cabrita no experimenta cambios significativos. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. El reloj digital de la farmacia en el lado contrario de la acera a la sombra marca el número del tarot asociado con la muerte. Taimades se alza a la altura del semáforo donde se empina y se hace más dura la cuesta. Remonta el dormiloncito y la arqueta semihundida merced a otro conductor de los que se creen más listos que los demás. Quizá hayas podido leer o te hayan comentado algún sueño más relacionado contigo. Mis sueños o mejor dicho los sueños, pues parecen muy inducidos, son realmente lo más interesante que puedas encontrar. No existe "la libertad", tampoco en sueños. Al contrario, todo se pone en orden. Aries tiene un poderoso sentido intuitivo de recién nacido. Si no hubiera verdad, no intuiría nada. Y donde hay verdad, la tiranía es absoluta. Respiramos aire tiranizado, oxigenado por los seres inmediatamente superiores. Junto con otras sustancias que nos alteran. Y esa luz científica que a veces toca el bebé de aries, que realmente toca todo..., solo conduce al callejón sin salida de la verdad. Con el raciocinio ocurre lo mismo. Así la fuerza en el racional acuario se mostraba con habilidades paranormales. El hecho de que la fuerza en piscis se materialice como rebeldía hacia el resto de humanos, es muy significativo. Esos besos y abrazos que nombra aries en sus corta y pega, son humanos. Yo hablo de los besos y abrazos transmitidos por seres superiores através de sueños, en un sentido mucho más elevado. También sería cruel con el superdotado de aries, dejarlo en un punto en que no fuera capaz de expresarse. Pero que lo haga através de la pureza, la intuición. Cuando cito a LA IRA, no es esa rabia que incita a aries o a tí misma a la violencia. Pero no porque alcance un sentido de mayor puritanismo o virtuosismo, como desearía virgo. Sino mucha más fuerza. Tan elevada que la violencia vigil se convierte en una paripé. Las personas enloquecen cuando ven mi rostro afectado por esa fuerza, a pesar de no verse agredidos. Tú lo sientes en toda su dimensión, no se puede discutir sobre lo que sientes. Pero hay una diferencia entre EL TERROR y la SONRISA. Por favor, recupera la juventud cuanto antes. Y para el bebé de aries, siento comunicar que la variante que manifiesta al rehuir a la verdadera fuerza, o las malas experiencias vigiles que tuvo con la misma, solo muestran debilidad. Es cruel, porque aries no se ha hecho para la debilidad. Ese es piscis, el débil, el surfista y ciclista gordo. Se trata de una fuerza sobrehumana, no por ello necesariamente extrínseca. EL TIRANO también se encuentra adentro, no hay "libertad". Estoy harto de que aries no comente pormenorizadamente sus sueños. Pero no es cobardía, es impotencia. Si puede ser difícil para aries, imaginemos para cáncer... El defecto está en no escuchar y obedecer. Despreciame cuanto quieras, SONRÍE burlonamente como lo hace tu yo onírico que todo lo sabe. Pero tienes que escuchar y obedecer. Incluso a tu propio yo onírico que se me manifiesta... Taimades deja atrás a la curva del ataque a traición, que es hacia donde conduce la tolerancia. Y no se sienta hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que precede al repecho del Tercio.

    Arbolito torcido, cochecito abandonado y destrozado. Es la lección de la marginalidad, así son las pedaladas de verdad. El vil gris humano, aparte de las inmundicias anteriormente vertidas, se alimenta de marginalidad. Así es como funcionan o se sostienen el engaño y la mentira. Como la mujer de mala vida que no vende sus besos y abrazos.

    Taimades se alza para el repecho. Ya puede levantar la vista hacia el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel. No se sienta hasta la altura del último de los Ficus del Poblado.

    Comienza la larga recta adecentada de la multitud de parches y baches soterrados durante eones, y cubiertos por una capa más de asfalto. El vil gris humano queda atrás, dando paso al verde clorofílico del Pinar. Y Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel.


                                               Ver las imgenes de origen
                         Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO retoman su cortejo estival, a pesar de los nubarrones que hay presentes unidos a EL VIENTO de levante suave. Taimades desciende hasta los Pinares bajos, y desde allí se encaja entre las dos paredes rocosas de la boca del abismo. Desde lo alto de su pedestal de piedra, la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan como es engullido.

    La mar presenta a las huestes de MAGÓN avanzando con cierta irregularidad hacia la ciudad del valle, pero sin estandartes blancos de espuma. Un ciclista adelanta en el descenso y saluda a Taimades. No lo reconoce. Por lo grandes que son sus piñones traseros se diría que se trata de un monoplato. Es delgado y va bien uniformado, en tonos blanquianaranjados que hacen juego con la bicicleta. Desciende muy rápido y saca cierta ventaja a Taimades, que solo podría compensar si diera la vuelta abajo del todo, mientras Taimades bebe rápido y se reactiva. MAGÓN ha golpeado en los muros y alcanzado la carretera, dejando tierra y piedras. Los gatos siguen sin abandonar sus escondites. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Ya abajo, Taimades bebe con celeridad sus rituales tres sorbos de agua sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle. No es visible la luna. Hay un solo carguero fondeado en el roquedo de la Plaza. Y a pesar del oleaje, en la lejanía y separados, son visibles lo que parecen barcos de pesca. Taimades se reactiva tal como quería y empieza a escudriñar de reojo en las curvas para ver como el ciclista se va a acercando, para que coincidan en la subida. "Te quise y aunque no estamos destinados te querré"

    Lo que ocurre a continuación no acaba de tener explicación para Taimades, que debe recurrir a las matemáticas. En sus buenos días recortaba diez minutos. Hoy va a recortar dieciséis. De esos seis supongamos que allí abajo ahorró uno, quizá dos en relación con otros días. Quiere decir que a pesar de que Taimades no se vaya a dar cuenta, pudo hacer lo que hizo rebajando cuatro minutos, que dadas las distancias es muchísimo. De manera que solo puede describir las zonas donde apretó más, dando por sentado que fue más rápido de lo normal a pesar de su cansancio acumulado de los juegos acuáticos.

    La curva de las Uñas de Gato, en la que Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. El otro ciclista empieza por detrás, y parece que decide no atacar en la curva. Las curvas del sonido tintineante, una y dos. Aquí Taimades aprieta para probar su estado físico, que a pesar de todo parece impecable. Escucha al otro ciclista como si se hubiera acoplado justo por detrás, correctamente. Y escucha lo mismo durante la rampa del azul sobre el azul, a pesar de que aquí Taimades reduce un poco ese ritmo tan fuerte de las anteriores curvas. Pensó que aquí pudiera adelantar el otro ciclista. Pero pareció que no quiso o eso interpretó Taimades. La rampa conduce hacia la curva complicada, y como el otro ciclista sigue sin querer adelantar, Taimades al pasar ceñidísimo va a salir con seguridad por delante en la siguiente rampa. Así que ataca a la curva de antemano, con todas sus fuerzas. El ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta precipitada sobre el suelo. El ciclista que venía detrás y que seguramente se abriría, tuvo que ver algo a lo que sin duda no estaría acostumbrado, un ciclista así con segundo plato clásico y cuarto piñón medio ascendiendo sin que de momento se haya sentado, y atacando esta curva como no lo hace nadie. Taimades sale catapultado por la sinuosa y dura rampa de la bala perdida, en la cual luchó por mantener esa inercia interesante, y ya que iba con la delantera, pensó que aunque sus fuerzas ya empezasen a flaquear y definitivamente le adelantaría el monoplato, que al menos llegarían muy parejos a la curva de la Esparraguera, y eso sería interesante. Pero Taimades se equivoca. Ha puesto distancia de por medio en la curva complicada y encima la ha mantenido por esta rampa. Mira hacia atrás al llegar a la curva de la Esparraguera y tarda un poco en ver al otro ciclista, dudando incluso entonces si habría caído o tenido alguna contingencia. Pero no es así, asciende sentado y no parece forzado. En cualquier caso Taimades ya puede espabilar y pasar al menos como ha acostumbrado en los últimos tiempos, en pasar la curva por el lado más interno y empinado, cerca de las farolas amarillas encendidas con forma de hélice. "Recuerda". Tras lo cual Taimades vuelve a mirar. Ya parece que se acerca más el otro ciclista. Así que debe hacer un buen papel en la rampa de la ascensión lunar y aumento progresivo de desnivel. Taimades, aunque cree que su final no será nada bueno por el cansancio que en algún momento tiene que pasarle factura, también ve posibilidades de empezar a ser adelantado bastante tarde y en última instancia poder batallar algo en la rampa decisiva donde no va a emplear fuerzas físicas. En esta parte también tuvo que ascender fuerte, pues volvió a dejar de oir a la bicicleta que venía por detrás. A Taimades le cuesta todavía creerlo al llegar a la rampa de la Chumbera, que se eleva muy empinada hacia el cielo. Taimades levanta la vista hacia la misma, sigue sin oir a la otra bicicleta, y aunque está sufriendo mucho y acusando el esfuerzo con pérdida de velocidad, sabe que ya tiene al alcance a la curva en la que su agonía va a cambiar de naturaleza. Lo ha conseguido, no sabe como va el ciclista que va por detrás, pero ha llegado antes a la curva, y eleva la vista hacia la garganta rocosa del abismo donde se refleja EL TRONO DE CORAL BLANCO. Taimades eleva la verdadera fuerza, LA IRA, la bicicleta se contorsiona y sale despedida hacia la cima. El cuerpo de Taimades acusa el esfuerzo, se retuerce mucho más de lo normal y la bicicleta no avanza tan recta, una ofensiva brutal con velocidad más o menos acostumbrada hasta la mitad de rampa, aunque después el cuerpo acusa el castigo. De manera que cuando EL TRONO DE CORAL BLANCO señala al fin a Taimades, éste siente como si los órganos internos se le hubieran hinchado, está reventado, así de sencillo. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro es escupido de la boca del abismo. Resiste alzado pero muy al límite, ya no piensa en el otro ciclista ni en la victoria del Especial porque está muy al límite. Con torpeza agónica introduce todos sus piñones de desarrollo, haciendo eses. Y tiene suerte con la entrada del tercer plato. Poco a poco va haciendo que las eses sean menos holgadas, y se va acostumbrando a la tracción. Taimades gira la cabeza a la altura del Aromito. El ciclista ya ha vuelto a recuperar las distancias y está casi por detrás. Eso significa que Taimades no puede mostrar debilidad por la rampa de Aratamar, que une a los Pinares bajos con los altos. Obedientemente, Taimades prosigue alzado y decide forzar el ritmo con las fuerzas que le queden, creyendo que en un terreno algo más llano, el monoplato sería imbatible. Al principio vuelve a oir a la bicicleta, que no alcanza a enganchar su rueda. Su buen ritmo hace que deje de escucharla de nuevo. Taimades lo mantiene al menos hasta salir de los Pinares bajos. Mantiene otro bien decente en la zona expuesta, y ya está muy reventado en su aproximación a la curva del zapato de tacón con brillantes. Su velocidad se ha reducido pero sigue alzado y no oye a la otra bicicleta. Gira la vista en la curva, efectivamente, no viene cerca. Al menos podrá llegar también en cabeza hasta la carretera de los Pinares altos. Pero no esperaba tanta ventaja. Taimades logra ver al otro ciclista bien al fondo. Aunque ahora el terreno se vaya haciendo más llano, tiene una posibilidad. Para aprovecharla debe elevar LA IRA hacia LA IRA en esta recta, y atacar en la medida que sus fuerzas se lo permitan. "Más alto que nosotros... solo el cielo". Taimades acaba sin fuerzas para girarse y ver la situación, solo tiene las justas para mantenerse alzado. Gira en el cruce y con pesadísimas pedaladas alcanza la rotonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento. Se sienta sobre la bicicleta y ve al otro ciclista salir por el cruce y encaminarse cuesta abajo. Lo ha conseguido, ya puede beber sus otros tres sorbos de agua (silencio gutural) ¡Tempestad perfecta!


                                            Ver las imgenes de origen
                           Coll du Cementerie: https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desfiladero arbolado de EL RÍO Nano. Un ciclista se encamina hacia las cuestas del dieciséis porciento y hay que darle el beneficio de la duda y la correspondiente etapa. Pero Taimades ya se va con un serio botín. Entonces el recodo anunciador de vetas grises y doradas reclama la atención. Y También lo hacen los Almendros en flor.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    El afluente principal de EL RÍO a su paso por el vallado fronterizo, suena. El agua rebasa por todos sus flancos. Ahora sí, EL RÍO inunda todo su cauce aunque sin fuerza considerable de avance. Puede ser que tantos restos acumulados en los márgenes hayan sido arrastrados, provocando peligrosos atascos. Los Sauces llorones también vigilan a la cola de coches fronterizos, que ha regresado.

    Taimades deja atrás a la rotonda monstrusamente grande y cruza el cauce real de EL RÍO. Que también lleva aguas sonoras, en ambos casos de color grisáceo azulado. No hay demasiada actividad en la zona de la Acacia Aromo, puede que por la posibilidad de lluvias. Destaca al fondo la acumulación de mantas y otros enseres en la zona del contenedor infernal de basuras tumbado. Aunque no es visible el viejo alcahueto de las muletas, sí que lo es su nueva adquisición, una silla de ruedas. La toleracia dibuja retratos grotescos. Pero a ella se llega tras otras muchas cosas.

    Taimades se alza para el repecho con duras pedaladas. A medio camino también hay dos mujeres empañoladas, una de ellas se asoma hacia la carretera. Esta vez las dos son jóvenes. La otra le cubre la retaguardia desde la Acacia Aromo. Y esto es lo que hay. Los primos neurólogos que trabajan en la gran bretaña atendiendo en un hospital todo tipo de casos, lo hacen ya de ocho de la mañana a ocho de la tarde, por lo visto con una hora de "recreo" dentro del propio centro, de manera que hay un día de la semana en que tienen que preparar todas las comidas. Hoy he visto por primera vez a la Hamilton rifeña llegar descalza a su propia base, muy seria y al anochecer, tras estar surfeando mañana y tarde, en lo que tiene que ser una escapada y quedada surfera. Parecía enfadada, o muy seria. Dejó la tabla apoyada con las quillas en la acera aledaña que gira a la puerta de su base, y tardó muy poco en hacer lo que hiciera e irse. No me atrevo a intervenir, y ella tampoco. Cuando no se están días seguidos y algo sale mal, fastidia. El que está muchos días pasa por cosas de todos los colores. De todas maneras que haya vuelto a pie... Quizá la relativa mayor vejez de Taimades le hace entender las cosas con otro sosiego. Ella lleva una larga trayectoria, pero no tiene los mismos años. No debe ser sencillo plantar cara a una rubia así y lanzarle una sonda hacia lo más profundo y salir indemne. No es lo mismo el típico pesado que el tonto de piscis. Hoy ha lanzado una mirada muy rápida desde la distancia, durante los juegos acuáticos y parecía más satisfecha, puede que por la tabla. No está claro. Aries no tiene la sensibilidad de piscis. Ser sociable y amoroso, es un esfuerzo para el carnero, un ejercico a practicar. Y para piscis lo es ser iracundo, al revés. Ella no lo sabe, pero coinciden en muchos elementos y están frente a frente, sabiendo piscis que las cosas no se dan al azar. Lo extraño..., es que no haya soñado todavía con ella. De todos los surfistas o congregación, o reunión de los mismos que vio en sueños, solo destacó Hadiya, que le estaba haciendo un marcaje... Es mejor que Taimades obre como en sus sueños, acude a la reunión pero anda despistado y atento a lo que circunda alrededor e incluso en los exteriores. Ella será buena en lo suyo. Por eso hay que mantenerse respetuoso... Efectivamente, como en el sueño, Taimades se mete en las reuniones. Ella viene de una dura reunión. Eso es, es un ser sociable a diferencia de Taimades. No importa, los sueños lo resuleven todo. Son sus problemas, no los suyos. Aunque esta lección  al cariñoso piscis le cuesta mucho aprenderla, y le puede costar disgustos hasta aprenderla.

    Se sienta en lo alto y desciende hasta colocarse a los pies de la cuesta del doce porciento. Hay niños que suben o bajan la cuesta. Es decepcionante, pero las nubes cubren la cima del mundo en lo alto de todo el conjunto. Taimades se alza sobre la bicicleta. Por su lado de estribor percibe lo que parece ser una bolsa blanca volando. Eso debía ser, lo que pasa es que es la zona donde se perciben las cosas más raras de la ciudad del valle. Taimades acusa el cansancio pero supera las vicisitudes planteadas por la cuesta. Y se sienta al hacer cima, introduciendo todos los piñones de desarrollo, agonicamente.

    Don Burro levanta esta vez la cabeza para saludar a Taimades, que apenas tiene tiempo para deleitarse con los Almendros. Dos menas se giran debido al sonoro saludo y despedida a Don Burro, pues caminaban más hacia adelante. Taimades saluda a Don Burro con la garrita para dejar claro a los menas de lo que se trata. Y se alza con duras pedaladas para la cuesta del fuerte de los menas, donde los Olivos y LA MUJER DORMIDA mantienen su peculiar danza. Un mena grita a Taimades desde una loma lateral, la bicicleta se contorsiona por el esfuerzo y el cuerpo está muy adelantado, con las fauces abiertas. Se sienta a la altura del último de los Olivos donde llega destrozado, como debe ser. Fuerzas justas para el alzamiento del repecho del aeropuerto, culminando sus cuestas entre los campos de Olivos y Eucaliptos.

    Ya puede beber su resto del agua y descender a toda velocidad hacia la zona del maldito ARROYO Mezquita, que discordantemente no da muestras de haber crecido y mantiene su herida abierta de la misma manera.

    "Reventado, así de sencillo"

    Victoria en el Especial de la Jovencita, Coll du le Jeune us(h)er catégorie, manteniendo la ventaja hasta el punto más elevado de la ciudad del valle, en único y singular alzamiento.


    http3bpblogspotcom_R7gEJ1XtI-MSYmGdvN5E0IAAAAAAAAAlQYapS-2em-7Ys400pdvd008yr7png









    JoseUser12 @ es 1
  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie  


                         Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    La tarde es nublada, EL VIENTO relativamente suave de levante. Taimades deja atrás la larga recta llana de su casa. Cruza EL RÍO sobre uno de sus puentes. A pesar de las últimas lluvias y las crecidas en sus afluentes, sigue mostrando su característico mínimo solsticial de nivel de agua dentro de su tradicional canalillo de cemento armado. Hace según su voluntad. Y no acaba de cesar el purpúreo desangrado de la gran Buganvilla hasta el lecho. "Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares, donde reposan los sentenciados Árboles: El Sauce centinela que cubre a las pequeñas Chumberas, su Eucalipto e Higuera custodios. Y la formación de altos Eucaliptos junto a los que Taimades se alza sobre la bicicleta. Los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron tratados como a escombros, siguen con la puerta cerrada. La gran Chumbera solo mantiene para el solitario unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto. Ya que el resto de frutos siguen siendo rechazados por los humanos, que mantienen el hambre, la miseria, y la presión demográfica por puro gusto y placer. Las puertas de la iglesia siguen prudentemente cerradas. El único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados sigue intentando crecer hacia arriba rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados.

    Taimades gira el repechito y se sienta sobre la bicicleta. La ventana de la casa de la Cabrita sigue con la persiana a media altura y uno de los dos cristales abiertos. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. El reloj digital de la farmacia en el lado contrario de la acera, marca quince grados. Taimades se alza a la altura del semáforo donde se empina y se hace más dura la cuesta, superando el dormiloncito y la arqueta semihundida merced a otro conductor que aparca en el lateral creyendo que con ello es más listo que los demás. De momento no puedo compartir contigo más sueños que pueda recordar. Quizá ya haya demasiada intensidad vigil. Taimades deja atrás a la curva del ataque a traición, que es hacia donde conduce la tolerancia. Y no se sienta hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que antecede al repecho del Tercio.

    Arbolito torcido, cochecito abandonado y destrozado. Taimades se alza para el repecho, pudiendo ya levantar la vista hacia el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel. Y no se sienta hasta la altura del último de los Ficus del Poblado. Comienza la larga recta llana adecentada de los innumerables parches y baches soterrados. El vil gris humano queda atrás dando paso al verde clorofílico del Pinar. Las flores amarillas del Trébol son cada vez más númerosas, aunque muy prudentes en eso de abrirse todavía. Hay un coche por delante que se ha detenido por las buenas en el lado derecho. Sale una mujer joven del interior en compañía de un cachorro de perro lobo suelto, que se pone a juguetear a corretear alrededor del mismo. Un ciclista con bicicleta de carretera adelanta a Taimades, es el tipo más veloz de bicicleta. Ambos tienen que adelantar el obstáculo con un ojo puesto en el coche que viene por detrás. La mujer intenta ponerle la correa, mientras el conductor, también del tipo adulto joven, intenta apaciguar al cachorro llamándole por su nombre. Y es que el panorama de degradación en que vivimos, logicamente tiene que acabar afectando negativamente a la inteligencia de estas personas. Eso conlleva al que los rodea a ser el doble de inteligente para evitar cualquier daño. Como indican los sueños, el camino opuesto a la belicosidad y vilezas grises humanas, es el correcto. En la guerra, todos son en realidad enemigos. Hay que insistir en estas pedaladas. Y Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel.


                                              Ver las imgenes de origen
                             Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO interrumpen su cortejo invernal de lenta remontada desde las tinieblas a la luz. Hay varios ciclistas rondando entre los andurriales y Pinares aledaños. Como los bajos, hacia donde desciende Taimades, que poco después es adelantado por el primero de ellos, en descenso, entre las dos paredes rocosas de la boca del abismo. Desde lo alto de su pedestal de piedra, la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan como es engullido.

    La mar presenta leves ondulaciones que en ningún caso vienen acompañadas de estandartes blancos de espuma. Hay gatos caminando por la barandilla de la rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo. Parece una expedición de caza o algo por el estilo. Taimades anima al primero de los ciclistas en ascender, por las cuestas del sonido tintineante. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Taimades se detiene a beber sus rituales tres sorbos de agua sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle. Es tarde para salir tras el ciclista que ya ha dado la vuelta abajo. No hay ni un solo barco visible. Solo hay un par de coches aparcados por aquí. "Te quise y aunque no estamos destinados te querré"

    La curva de las Uñas de Gato, en la que Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. Las curvas del sonido tintineante, una y dos, donde todo parece correcto a nivel físico y cardiopulmonar, un poco de pesadez en la pedalada. La rampa del gris sobre el gris que conduce hacia la curva complicada.Varios ciclistas veteranos con bicicletas trucadas en muchos casos con motor eléctrico, descienden. El ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta precipitada sobre el suelo. Conserva algo de inercia de salida por la sinuosa y dura rampa de la bala perdida (sonidos gururales: "¡AA..., AA...!"), donde va siendo sometido a diferentes niveles de agotamiento, pero no se da tregua al pasar por la curva de la Esparraguera, con sus farolas encendidas. "Recuerda". La rampa de la ascensión lunar y aumento progresivo de desnivel. Conforme llega a la curva, Taimades vuelve a encontrarse con los gatos de la barandilla lateral. Y vienen coches adelantando por detrás. La rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo. Blanquinaranja salta del pretil al poco de tierra aledaño alertado por el paso de Taimades. Sin embargo Blanquinegro, el del siestorro de las patas colganderas ya debe conocerle, y permanece quieto. Gira la curva, y no teniendo otra referencia visible por llevar los calcetines cubiertos por el pantalón, recuerda que en sueños la bicicleta era realmente blanca, tomándola como referencia para elevar la verdadera fuerza, LA IRA. Una deportista que simplemente baja caminando a pie por este lado, tiene que ser esquivada por Taimades dada la velocidad que consigue en su ascenso, debe abrirse pronto hacia afuera aunque descienda casi a media cuesta porque pronto la tiene encima. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro es escupido de la boca del abismo. Resiste alzado e introduce con éxito todo el desarrollo de la bicicleta a la primera. Con lo que tiene que resistir obedientemente alzado en adelante por la rampa de Aratamar, que une a los Pinares bajos con los altos. Casi se la olvida. Apareció en la recta llana que antecede al repecho del Tercio, cerca del Arbolito torcido. Se posó en la acera plegando sus alas, vestía de naranja con lunares blancos. Las nubes son altas y permiten ver a pesar de todo a la cima del mundo, de reojo en la zona descubierta entre ambos Pinares. Superada la zona de la curva del zapato de tacón con brillantes donde ya están activos sus clásicos y abundantes ramilletes de flores lila azuladas, Taimades se adentra en la carretera de los Pinares altos. Donde también hay algún Eucalipto. Y muy escasa presencia antrópica. "Más alto que nosotros... solo el cielo". Gira en el cruce y con severas pedaladas alcanza nuevamente la rotonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento. Ya puede sentarse y beber sus otros tres sorbos de agua. ¡Tempestad perfecta!


                         Ver las imgenes de origen
    (al fondo el majestuoso Eucalipto cuyas ramas descienden en cascada hasta el lecho del cauce real de EL RÍO, imagen tomada desde la cuestecilla de la Acacia Aromo, que aquí queda a la izquierda, donde se ve a los acampados, pasando Taimades por donde lo haría el coche blanco. Al fondo y a la derecha, tras el puente del cerro de la Santa Palma,  se ve una loma algo dorada, es la de vetas grises y doradas, lástima que no se vea más...)
                             Coll du Cementerie: https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng 

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desfiladero del EL RÍO Nano. Hasta que el recodo de vetas grises y doradas reclama la atención.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja por contraste a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    El afluente principal de EL RÍO a su paso por el vallado deja de sonar pues ya no trasvasa agua al otro lado masivamente, donde practicamente no queda nada. Los Sauces llorones tienen ya su tupido sotobosque de Tréboles con abundantes flores amarillas preparadas. La cola de coches fronteriza es corta en esta ocasión.

    Taimades deja atrás a la rotonda monstruosamente grande. Cruza el cauce real de EL RÍO sobre un puentecillo. Todavía discurre un mínimo de agua bajo el mismo. Agua que desciende desde charcos intercomunicados todavía por chorros. La actividad de hogueras en la zona de la Acacia Aromo es abundante. En primer lugar las correspondientes a los grupos de negros. Y al fondo, con la zona de los contenedores volcados. El individuo de las muletas y silla de ruedas acaba de recibir un refuerzo de un acompañante que tiene su misma pose y aspecto. Se están juntando varios, y eso que el contenedor tiene muy poco espacio como para albergar tanto a éstos, como al resto. Todo se va concentrando aquí, y desde aquí va creciendo. Nada cambiará en decenios, seguro, si acaso se agravará. Si alguno de éstos cayese en mitad de la carretera, nadie haría nada. Taimades no se olvida de este detalle. Y por sueños sabe que hay individuos malignos que no han recibido castigo.

    Asciende la cuestecilla por la que descienden varios grupos aislados de menas. Al otro lado de la carretera, en un espacio terroso que antecede a la otra banda de Acacias Aromo, Taimades fotografía mentalmente otra imagen algo dura de digerir. Es una madre y unos niños muy pequeños, en su primer año de edad. La mujer empañolada es muy morena al igual que los niños, sin llegar a ser negros. Ella viste muy pobre, y los niños semidesnudos, sentados en el suelo terroso, o a gatas. Parecía que jugase con ellos en el suelo como si fueran muñecos. Al lado suyo había un carrito de ruedas de niño que parecía de los de los muñecos de juguete. Y todos parecían reir felices, a diferencia de los individuos de la zona que quedaba abajo, que parecían quejumbrosos con cara de víctimas seguramente por el frío... La cuestecilla se hace entonces especialmente dura mientras la sensibilidad pisciana intenta asimilarlo. Pues dentro de cada grupo humano sin importar las circunstancias, se dan las mismas pautas psicológicas. Es muy duro y cruel, pero es así. Es miserable o feliz realmente el que quiere. Y los hay que encima se juntan en sus miserias, y las agrandan. La sociedad a veces funciona de esta manera histérica. Ocurre con las redes y con personas de la misma cuerda política o intereses. Si llegan ya de por sí con unas historias, allí las agrandan, y como en un remolino en el que estuvieran atrapados, se ahogan... En el fondo esta gente se ha congregado en este Centro o aledaños de la misma manera. Y aquí empeoran todavía más... Pues a pesar de que se tolere que estén aquí por la paripé encubierta del primer mundo para nutrirse economicamente de ellos, lo cierto es que no se redistribuyen a un ritmo aconsejable... Nacer y crecer desde estos Centros, escasos de ropa con la mamá que jugaba con ellos como si fueran sus muñecos, sobre la tierra aledaña a la Acacia Aromo, felices, mientras un poco más abajo otros se ahogan en la miseria. Pedaladas, pinceladas, o frases. Todo quedará aquí relatado. Y muerto el ciclista, sus pedaladas seguirán resonando. No mueren los sueños junto al soñador. El sueño es previo al soñador, posterior al mismo. Los sueños no son algo mundano sujeto al pasado-presente-futuro. Lo mismo que la dicha y desdicha de estos grupos de humanos. Tanto la inmundicia, como LA SONRISA, ya estaban puestas y seguirán estándolo... Y de la misma manera aries debe comprender que el amor o LA IRA no son un camino que se elige, una opción como si fueran mujeres de mala vida que se arrojan al cuello de quien las desprecia, como diría Schopenhauer. Esa es la idea que vende el mago-sofista-cietífico-psicólogo-pedagogo. Quiere vender la idea que es ese superman que va a transformar todas esas cosas. El mesías de nuestro siglo, que cobra en metálico. Aries no puede venderle esa bazofia a piscis. Un existencialismo de mala vida. Sobre todo en los tiempos actuales de locura política donde se alimentan la degradación y el belicismo. No. La verdad se encuentra en EL TIRANO. Se encuentra en sus ángeles con ramas. Ellos son los que deben juzgar a la ciudad del valle, casi desde la cima del mundo, si descenderá o no con IRA. Sin que ninguna barrera humana pueda evitarlo. Pero todavía no hemos llegado a ese ARROYO...

    Taimades desciende hasta los pies de la cuesta del doce porciento, y como las nubes son altas espera a alzarse hasta tener la visual en lo alto de todo el conjunto de la cima del mundo, con su oscuro pezón con forma de castillo tocando el cielo, simulando ser la última de las cupulitas piramidales de tejadillos verdes nacarados a los pies del templo. Ahora sí, avanza hacia la cima dejando atrás a todos los grupos restantes de menas descendentes.

    Al sentarse arriba, sin fuerzas, encuentra a EL TRONO DE CORAL BLANCO que está a punto de despuntar bajo la capa de nubes antes de hundirse en el horizonte, acariciando antes de despedirse los pies de LA MUJER DORMIDA. Don Burro se ha retirado a sus aposentos. Los Almendros están en flor. Taimades se alza para la cuesta del fuerte de los menas con todas sus fuerzas restantes. Los Olivos de la cuesta y LA MUJER DORMIDA empiezan su danza ritual, que culmina a la altura del último de los Olivos. Donde Taimades se sienta y comprueba que debido a la tarde nublada, las luces de la pista del aeropuerto están encendidas. Y parecen ser de las clásicas anaranjadas, para nada las luces led que se llevan ahora. Todo es frágil e inestable, entre la corrupción, la mentira, el robo, el conchabamiento, y el caos social inducido a propósito. Taimades asciende su última cuesta, el repecho del aeropuerto. Y la respuesta y el horror se aproximan. Bebe su resto del agua, y desciende a toda velocidad hacia el maldito ARROYO Mezquita.

    La herida abierta, gangrenada y pestilente. Ese templo que antes no estuvo. Esas casas que antes no fueron. Esa valla. Ese vil trasiego humano, ese asentamiento de vehículos que no debe rendir cuentas a inspector alguno con el individuo riendo en una acera contando el fajo de billetes y los ancianos y mujeres con familia numerosa, haciendo cola disimuladamente para recibir la caritativa bolsa de comida. ¡Nos están mirando desde esa cima...! Y no se puede olvidar ese rugido hueco como si se rompiese la tierra. LA IRA... Huyamos pues sobre los lomos de los caballos de ojos enloquecidos hacia la orilla.

    "La expedición de caza, los muñecos semidesnudos, y el horror garantizado"


    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1
    ¿?
    "Te quise y aunque no estamos destinados te querré"
    "La expedición de caza, los muñecos semidesnudos, y el horror garantizado"

    ¿Divagando...?

    Imagen relacionada

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Imagen relacionada

    Ahora mismo diría....

    Imagen relacionada

    "Ariando"

    ****

    "AMARSE A UNO MISMO ES ACEPTARSE"

    Amarse a uno mismo es, ante todo, aceptación incondicional y completa de todos nuestros aspectos.


    Tenemos que empezar amando a nuestro cuerpo tal cual es, sin forzarlo a ajustarse a un modelo que nos han impuesto. Amarlo, cuidarlo y respetarlo por dentro y por fuera, incondicionalmente.
    Lo siguiente es aceptar y saber expresar adecuadamente todas nuestras emociones, pues cada una de ellas cumple una función positiva, si sabemos cuál es y cómo hacerlo. De lo contrario, nos deprimimos, sentimos ansiedad o caemos enfermos. Por eso la expresión adecuada de lo que sentimos es fundamental para llevar una vida sana y plena de vitalidad.
    También hay que aprender a usar nuestra mente, para que podamos utilizarla a nuestro favor, y no en nuestra contra. La mente es una herramienta magnífica, si sabemos cómo sacarle provecho.
    Y también es importante conocernos y amarnos a nivel del alma, para crecer espiritualmente y tener vidas realmente significativas.

    En mi libro le dedico un capítulo a cada uno de estos aspectos, para que el Amor a uno mismo sea profundo y pleno.

    El arte de vivir

    *

    Resultado de imagen de El arte de vivir

    *

    "TUS ACTOS HABLAN"

    “Tus actos siempre hablan más alto y más claro que tus palabras”
    (Stephen Covey)

    .
    Nuestro comportamiento esconde mensajes que a menudo contradicen nuestras palabras. En nuestro día a día realizamos un sinfín de acciones que dicen mucho de nosotros. La mayoría las hacemos de forma rutinaria, sin darnos cuenta, ignorando que tienen un claro significado a los ojos de los demás. Y lo cierto es que la gente nos juzgará,en gran medida, por estas acciones.

    No hace falta ser psicólogo/a o experto/a en comunicación no verbal para comprender y/o interpretar el significado de ciertas miradas y ciertos gestos; todas/os somos capaces de interpretarlos y de hecho lo hacemos constantemente. Si uno/a está familiarizado/a con los fundamentos de la comunicación no verbal, percibirá claramente estos mensajes, pero si no lo está, los percibirá también y los interpretará, aunque sea de manera no consciente. Que conozca a alguien y me produzca desconfianza sin saber porqué, por ejemplo, tiene mucho que ver con las “señales” que percibimos en su comunicación.

    El arte de vivir



    Imagen relacionada

    ****

    Imagen relacionada
    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    "Taurando"
    Imagen relacionada


    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Imagen relacionada

    Pd:
    "Estigmas.... Tatuajes..."

    Imagen relacionada

    Ride it...




    Resultado de imagen de divagar

    Aries Forever...



    Imagen relacionada



    Imagen relacionada



    xxxxxxx

    Imagen relacionada




    Resultado de imagen de divagar




    *



    Resultado de imagen de divagar



    Imagen relacionada




    Resultado de imagen de divagar


    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
    jijiji.....

    Imagen relacionada


    ARIES


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1


    Imagen relacionada

    Ahora mismo diría...

    Imagen relacionada



    Lupe Shook GIF - Lupe Shook Ferdinand GIFs




    Imagen relacionada


    Animated Sticker

    Watch Me ...

    Resultado de imagen de Watch Me gifs





    xxxxxxxxxxxx

    Imagen relacionada

    ¡Wow..!



    Imagen relacionada


    Top


    Imagen relacionada


      

    Ferdinand GIF



    Imagen relacionada


    smelling john cena GIF by Ferdinand




    Imagen relacionada

    happy kate mckinnon Sticker by Ferdinand




    go vive a tu manera Sticker by netflixlat

    Imagen relacionada





    tired shaun the sheep Sticker by Aardman Animations

    early man shush GIF by Aardman Animations



    pd: "T"
    tired panic Sticker by Fivust



    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie


                          Ver las imgenes de origen
                          Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    La tarde es despejada con un mínimo de brumosidad alta, y VIENTO de poniente normal, ni fuerte ni débil. Taimades deja atrás la larga recta llana despidiéndose de uno de los mecánicos de bicicletas, que está entretenido sacando lo que parece una rueda deformada de la llanta de un camión. Cruza EL RÍO sobre uno de sus puentes. La cantidad de agua que desciende por el tradicional canalillo de cemento armado sigue siendo mermada de tipo solsticial. Las plantas autóctonas de EL RÍO avanzan cada vez más hacia abajo dentro del propio canalillo, con la intención de ocultarlo. Hacia abajo todo es antipático, pues tras empatizar sobradamente y empaparte en la inmundicia social que rodea estas cosas, surge un rechazo puramente instintivo, irracional. Controlar estas plantas autóctonas y convertirlo en una zona verde y sostenible, siguiendo el vetusto ejemplo de la gran Buganvilla, no resultaría beneficioso para los bolsillos. Y eso es lo único que importa a los de la coleta y la barba, a comunistas y fascistas. En realidad resumidos a la misma m. con un presidente ladrón que recauda dinero con inspectores que instigan a que cada comercio de los nombres de cada uno de sus compradores. Para robar no es necesario anunciar nuevas reformas o revoluciones, y aprobarlas en consejo de ministros. Porque he descubierto y empleo a una herramienta que está por encima de la ley. Provocación. Porque en el fondo el que lleva a cabo estas y otras actuaciones en el cauce de EL RÍO, sabe lo que piensa el vulgo. Es una ostentación de vileza, es una nueva forma de poder que seguramente han importado de los ambientes docentes donde se han educado, traspasado a su comunidad universitaria, y luego a sus cargos. Cuando un monarca visigodo llegaba al trono tras sus asuntos sucesorios, hacía una campaña hacia el norte cuya misión no era expansiva, sino de ese tipo de ostentación. De forma similar obraría el país vecino con la llegada de un nuevo monarca, con algunos gestos de chulería hacia la ciudad del valle. Piscis no va a ser menos, y ya inició estas operaciones antes de su paripé de investidura. Pero ante todo, el dinero anda tras todos estos asuntos. Están convencidos de que trincando el dinero no tienen de qué preocuparse. Pronto llevarán gorrita y colgantes de oro rodeándoles el cuello, ya que en este plan, el dinero acabará por dejar de tener también valor. Desvertebración. Sin embargo el historiador siempre sabe que las aguas volverán después a su cauce. Y mientras tú robabas, yo pedaleaba. Siempre es la ley del más fuerte. O son más fuertes los robos, o son más fuertes las pedaladas. Cada vez entiendo mejor mi sueño, en el que debo situarme en la orilla. Que es donde acaba toda la contienda. Debo proceder como los caballos enloquecidos, escapando del establo y saltando todos los obstáculos hasta llegar a la orilla. El único vencedor es el que llega allí... Hay un pajarillo que sale volando desde el canalillo y se oculta en la gran Buganvilla, cuyo purpúreo desangrado hasta el lecho no cesa del todo. Ambos tenemos al mismo caudillo, EL RÍO. Por lo tanto la fuerza y EL TERROR están realmente de nuestra parte. Ni el derramamiento de sangre púrpura, ni la muerte, han acabado con esta tiranía, con este totalitarismo, con esta verdad. No tengo la necesidad de convencer porque estoy en posesión de la verdad. Y no hay ángeles o demonios capaces de contener esta fuerza. "Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares, donde reposan los sentenciados Árboles: El Sauce centinela que cubre a las pequeñas Chumberas. Su Eucalipto e Higuera custodios. La última acaba de perder sus hojas, pero todavía las hojas amarillas penden de su futura avanzadilla, preparada para cuando llegue una posible nueva agresión contra las pequeñas. Taimades se alza sobre la bicicleta junto a la formación de altos Eucaliptos. En vez de escoger bando, obedece a los seres superiores. Para ello debe escuchar. Como en sus sueños donde caía aferrándose a las ramas del único tronco que quedaba sin corromper. Aquí están esas estructuras. Ese tronco. Esas ramas. Esas hojas. Y allá abajo, también. Que los humanos jueguen con su dinero. Que lo roben. Que Esapersona te rechace, tras muchas cavilaciones, por dinero. Los seres superiores dan algo mucho más fuerte que el dinero. Oxígeno, los pilares de las estructuras orgánicas, y otras cosas que se van descubriendo, como electricidad..., y eso simplemente visto desde el punto de vista de los fanáticos de la ciencia. Mientras, los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron reducidos a escombros, siguen con las puertas cerradas. Y el dinero no podrá compensarlo con zonas verdes. Tampoco con placas solares. No solo la composición química del suelo queda afectada, incluyendo la del aire aunque su estudio científico todavía no esté muy avanzado. Pues los seres superiores se guardan muchas sorpresas ocultas a sus seres inferiores. Hay lectores de letras, y hay lectores de hojas. Y entre los pobres desdichados de mis lectores más sensibles, pero también los más intuitivos, se desatan EL TERROR y LA SONRISA. La gran Chumbera sigue mantienendo unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto por si alguna vez los reclama el solitario. Ya que el resto siguen siendo rechazados por los humanos, que mantienen el hambre, la miseria, y la presión demográfica por puro gusto y placer. La gran Chumbera vale mucho más que todo el dinero. Pero es algo que los humanos tendrán que saborear por la fuerza. Las puertas de la iglesia siguen prudentemente cerradas. En sus escalones se sienta un jovencito, que sostiene un teléfono móvil sobre el que mantiene una gran atención ocular através de sus gafas. Y no son arreos pero se parecen, esos cables que le salen por los laterales y que se incrustan en sus orejas. Un día tendrán que levantar esa vista, a la fuerza. También cáncer, que encuentra consuelo espiritual en la muerte. Y allí encontraremos al único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados, rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados.

    Taimades gira el repechito y se sienta sobre la bicicleta. La ventana de la casa de la Cabrita vuelve a tener la persiana echada hasta su tope más bajo. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. El reloj digital de la farmacia de la acera de enfrente a la sombra marca diecisiete grados. Taimades se alza sobre la bicicleta a la altura del semáforo donde se empina y se hace más dura la cuesta. Remonta el dormiloncito y la arqueta semihundida merced a otro coche aparcado en el lateral por uno de esos conductores que se creen más listos que los demás. He empezado a tener sueños relacionados con la decadencia. Manadas de animales ya sean domésticos o no, pero usados con tales fines, eran abandonados en lugares áridos, donde acababan desnutridos y casi moribundos. No formaban manada con los de su especie, sino que abatidos, quedaban mezclados unos con otros. Siendo su revulsivo ocasional, maltratar de una u otra manera al ejemplar de otra especie que tenían más cercano. Desperté al poco abandonando las imágenes de horror que no van a ser descritas... Taimades deja atrás a la curva del ataque a traición, que es hacia donde conduce la tolerancia. Y no se sienta hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que antecede al repecho del Tercio.

    Arbolito torcido, cochecito abandonado y destrozado. Igual que hay un espacio para la belleza, también lo hay para la marginación, el extrarradio. De lo contrario el cuento tradicional ya no sería verdadero. Taimades se alza para el repecho, pudiendo elevar ya la vista hacia el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel. Y recordando las amplias calles abiertas de la ciudad del valle, y los gruesos troncos de sus Árboles centenarísimos mutilados al extremo con la forma de la cabeza cuadrada mal rapada o tiñosa, Taimades se pregunta si en esta decadencia no se verán tentados de cambiar la propia fisionomía de la ciudad del valle, y levantar más edificios de dineros. Puede que en su hipocresía, en vez de placas solares en los techos, hagan que los arquitectos cubran todos estos espacios y trasladen las zonas verdes a las azoteas de los edificios. Y venderlo como si se tratasen de jardines colgantes... Sin embargo la última visión de su sueño pesadillesco, sea la más apropiada para lo que se viene encima.

    Taimades no se sienta hasta la altura del último de los Ficus del Poblado. Comienza la larga recta llana adecentada, de los innumerables parches y baches soterrados. El vil gris humano queda atrás dando paso al verde clorofílico del Pinar. Un motero de gran cilindrada y casco marcial parece mirar con aprecio a Taimades, al que deja entrar primero en otra de las infinitas rotondas que dan acceso. Los diminutos Almendros plantados por los niños siguen en flor. Cada vez hay más pajitas verdes de los Tréboles armadas con flores amarillas no abiertas. Y Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel.


                          Ver las imgenes de origen
                                     Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw 

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO retoman su cortejo otoñal. Aratamar vestida de extraños colores se cruza en la carretera y alerta de la posición de un control de los agentes vestidos de oscuro, con el furgón habilmente disimulado. Desciende hasta los Pinares bajos y allí se encaja entre las dos paredes rocosas de la antesala de la boca del abismo. Desde lo alto de su pedestal de piedra, la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan cómo es engullido.

    La mar se presenta en calma. De nuevo son visibles los gatos a distintas alturas y rampas, pero no parece ser que esta vez se trate de una partida de caza. Blanquigris se encuentra sentado en lo alto de un murete de contención de la rampa de la ascensión lunar. Blanquinegro el de la siestorro de las patas colganderas, desciende por la rampa del azul sobre el azul. Y Negrito aguarda entre las Uñas de Gato. Como si los felinos estuvieran también vigilando al taimadísimo. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Ya abajo, Taimades se detiene sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle, donde bebe sus rituales tres sorbos de agua. No acierta a ver todavía al afiladísimo y cortante doble cuerno de la luna. Son visibles tres cargueros fondeados en el roquedo de la Plaza, y algún barquito de pesca del país vecino. Hay bastantes coches aparcados, con juventud en su interior. Cada vez, afina más con la nueva pintada, siempre procurando las palabras exactas: "Pero te quise y aunque estamos destinados a no ser te quiero"

    Ya en marcha, Blanquinegro parece haber atajado bajando campo através, y sigue marcando a Taimades. La curva de las Uñas de Gato, en la que Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. Las curvas del sonido tintineante, una y dos, todo funciona correctamente, se oye a ciclistas que sorpresivamente se acercan por detrás. La rampa del azul sobre el azul que conduce hacia la curva complicada. Adelantan o comienzan a hacerlo la procesión de ciclistas veteranos con petaca trucadora de bicicletas, sentados y pedaleando con poco esfuerzo. El que va por delante saluda. El ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta derramada sobre el suelo. En su salida por la sinuosa y dura rampa de la bala perdida, va perdiendo contacto poco a poco con los veteranos. No se concede tregua en la curva de la Esparraguera, con sus farolas amarillas encendidas. "Recuerda". La rampa de la ascensión lunar y aumento progresivo de desnivel. EL TRONO DE CORAL BLANCO ya desciende desde la curva buscando la mitad de rampa. Una sombra corpulenta y maciza se agita mucho de un lado a otro sobre una bicicleta. La rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo. Al empezar a girar la curva, Taimades nota ese poco de VIENTO opositor final que ya casi olvidaba. Pero en la cima se refleja la referencia de EL TRONO DE CORAL BLANCO en la garganta rocosa del abismo. Taimades eleva la verdadera fuerza tal como le mostrase el viejo Ciprés, LA IRA. Tres ciclistas descendieron y se cruzaron a mucha velocidad con Taimades. Que finalmente fue señalado por EL TRONO DE CORAL BLANCO. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro es escupido de la boca del abismo. Resiste sobre la bicicleta pero se resiente de EL VIENTO opositor que no había recibido en días anteriores. Todos los desarrollos entran a trompicones o con dificultad, pero lo acaban haciendo. Taimades prosigue obedientemente alzado por la rampa de Aratamar, que une a los Pinares bajos con los altos. Donde había presencia antrópica y gente sentada en los bancos de las barbacoas. LA IRA hacia LA IRA. "Más alto que nosotros... solo el cielo". Gira en el cruce y alcanza entre severas pedaladas a la rotonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento. Se sienta y contempla a un grupo de personas algo mayores y con algunos petos, cerca del vallado y de un coche aparcado. Debe tratarse de los de la asociación ecologista. Taimades bebe sus otros tres sorbos de agua (silencio gutural) ¡Tempestad perfecta!


           httpswwwmelillahoyesfotos2105RA_o_de_Oro_antesJPG              Ver las imgenes de origenVer las imgenes de origenVer las imgenes de origenVer las imgenes de origen
                            Coll du Cementerie: https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Un chucho se le atraviesa por delante, cruzando de lado a lado de la carretera. Espera a no escuchar coches para cruzar apresuradamente, pero no se da cuenta de la bicicleta. Y tampoco mira. A Taimades le recuerda a cierta actitud del cocodrilo en sus juegos acuáticos. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desfiladero arbolado de EL RÍO Nano, donde todavía destacan los Almendros en flor. Hasta que el recodo anunciador de vetas grises y doradas reclama la atención.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    La graciosa ave acuática negra con ribetes blancos en sus laterales vuelve a flotar en las aguas embalsadas al otro lado del vallado fronterizo en el afluente principal de EL RÍO, que llega através de varios ramales activos. Las cañas empiezan a crecer en la zona que dejaron las excavadoras desolada. Así que será todavía más vulnerable a los incendios, al facilitar que en la práctica proliferen más. Pero este fue un negocio subvencionado por Carreteras del Estado, tal como indicaban sus bolsas amarillas de "Conservación", de esos que ya estaban en marcha desde antes de la paripé de la investidura. De manera que ya puede suceder lo que sea que ya han trincado los dineros. Si duran un par de meses, ellos ya han hecho lo que consideran más importante. No hay cola de coches fronteriza que pueda ser vigilada por los Sauces llorones, cuya floración sigue todavía esperando, latente.

    La cola de coches es dejada esta vez en la rotonda monstruosamente grande. Taimades cruza el puentecillo sobre el cauce real de EL RÍO. Se aprecian los restos del charco delator. Hay mucho trasiego de personas a pie. Y hay una cola secundaria que llega al cruce desde la zona de vadeo de EL RÍO. Hay novedades en la zona de la Acacia Aromo en lo que respeta al asunto relativo a los contenedores volcados. Los han retirado. Y a cambio han colocado un contenedor verde de los de botellas de plástico, que dificilmente puede ser usado como tinglado. Este contenedor en realidad va destinado a los limpiadores de restos, pues los inmigrantes no usaron nunca los anteriores como contenedor. Eso no significa que tantas semanas y subidones de sábado noche toleradas anteriormente descritas, vayan a disuadir a los del fondo de sus peculiares actividades. Pues han respondido montando su propio tinglado. Y si no está permitido, que los agentes se vayan preparando, pues en la zona de la puerta hay sendas sillas de ruedas con dos tullidos, uno en cada una de ellas, haciendo el numerito del pobre hombre. Si tienes valor, me mueves, ya que la zona es de mucho interés por la presencia de menas jóvenes y sus pernoctaciones. Además, ahora han ganado más espacio... Para certificarlo todo, una mujer sucia y con el pelo teñido de rubio, se sienta con los tullidos. Ya tienen toda la oferta al completo. Y se verá si el negocio de los menas y la mujer durará hasta el neurálgico sábado noche de visitas, pues el chiringuito ahora pudiera ser desmantelado. Sin duda, han hecho dinero con los menas. Así llegó el tullido. Así llegaron sus muletas de estreno. Así su silla de ruedas. Y así el segundo tullido con silla de ruedas. Pronto buscarán un tercer pobre hombre, pues dinero están haciendo.

    Aunque Taimades vuelve la vista rapidamente hacia el otro lado de la carretera, también junto a la Acacia Aromo que casi matan y cuyos trabajos de poda con forma reducidísima de cuadrado rapado, suspendieron de golpe. Pues ha descendido de su posición la mujer que jugaba con sus muñequitos semidesnudos. Y ahora está aquí sentada. Con la diferencia de que cada uno de los niños e incluso ella misma, van ahora bien vestidos. Cada muñequito lleva su ropa impecable, con pantaloncitos vaqueros diminutos. Y ella parece llevar doble chilaba, porque Taimades la recuerda delgadísima. Ha notado algún tipo de insubordinación en uno de los niños, y no duda en sacudirle en el trasero. Debe tratarse de una mujer en total pobreza con un hombre que se ha desentendido de ella y de los muñequitos, apañándose para cruzar en algún caos fronterizo de porteadoras. En el suelo parecen hacer su vida. Es común que los rifeños coman así, pero sobre alguna alfombra, de hecho una vez Taimades lo hizo. Y recibió un "handu-lil-lah" de gracias por eruptar. Pues para ellas es un halago al creer el estómago saciado, según le reveló su tito. Unas tribus muy guerreras y belicosas, que contagiaron de varias maneras a las supervivientes tropas de la ciudad del valle, comportándose como una tribu más, con unas amigas o enemigas. De las amigas se hizo con el tiempo tropas regulares. Era raro, pero en otros tiempos llegaba muy de tarde en tarde algún inmigrante solitario, eran caballeros legionarios llamativos por ser negros. Aunque haberlos curiosos los había incluso muy bajitos y blancos. Y lo cierto es que todos son útiles en el ejército dependiendo de las circunstancias, aparte de la tradición legionaria de acoger a cualquier marginado. Pero ciertos gobiernos conforme avanzaba la democracia, deportaron a estos legionarios negros. Como "el rey Baltasar" que asustó a un pequeñísimo Taimades, que nunca había visto hasta entonces a un hombre negro. Por lo visto y varios años tras estas deportaciones, regresó y vivió en la península hasta hace poco... Por eso preguntaba aries si los militares no eran asesinos. Siendo la sociedad tan hipócrita que te puedes dedicar a la sanidad y matar a un montón de personas, o ser militar y salvar muchas vidas.

    Niños descienden por las cuestecillas por donde asciende ahora Taimades. La cuesta del doce porciento, en la que Taimades no se alza hasta tener la visual en lo alto de todo el conjunto de la cima del mundo, con su oscuro pezón con forma de castillo tocando el cielo, simulando ser la última de las cupulitas piramidales de tejadillos verdes nacarados a los pies del templo. Taimades hace cima como suele hacer, ante la juciosa mirada de los menas y de EL TRONO DE CORAL BLANCO, que ya está a una altura en la que todavía no acaricia los pies de LA MUJER DORMIDA. Pero los Almendros siguen en flor. Eso sí, Don Burro está ausente.

    Taimades se alza sobre la bicicleta para ascender con todas sus fuerzas la cuesta del fuerte de los menas. Pero su fuerte desarrollo es notado especialmente pesado esta vez. Aunque todo es como es habitual. Cansancio. Obligado a atacar con todo lo que le quede, entregándose. El baile entre los Olivos y LA MUJER DORMIDA. Y el ascenso definitivo de el repecho del aeropuerto, tras dejar atrás el vuelo de las garzas blancas. Más Olivos y Eucaliptos, las cuestas acaban y el resto del agua se bebe. EL VIENTO ahora a favor empuja con velocidad aumentada en el descenso hacia la zona del maldito ARROYO Mezquita.

    Una herida abierta y sin fondo.

    "Lector de hojas"


    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Ahora mismo diría...

    Resultado de imagen de maquiavelo frases

    Nicolás Maquiavelo

    (1469-1527) Historiador, político y teórico italiano.

    Frases célebres

    Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.

    *

    En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia,

    pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven.

    *

    La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad

    y abyectos y humildes en la adversidad.

    *

    Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes

    han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento.

    *


    Resultado de imagen de maquiavelo frases

    pd:


    Decir la verdad puede ser un mal necesario

    “No hay manera de evitar la adulación que hace entender a los hombres que no existe ofensa al decir la verdad; y resulta que, cuando todos pueden decir la verdad, faltan al respeto. Por lo tanto, un príncipe prudente debe preferir una tercera vía: rodearse de los hombres de buen juicio”.


    Imagen relacionada


    *

    Resultado de imagen de maquiavelo frases



    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie


                                                  Ver las imgenes de origen
                                                Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    La tarde es despejada, de VIENTO de poniente en aumento aunque sin llegar a provocar ráfagas. Taimades deja atrás a la larga recta llana de su casa. Siente ya que EL VIENTO tiene una temperatura algo más cálida de lo normal, pero sigue vestido de invierno y con el pantalón de refuerzo. Cruza EL RÍO sobre uno de sus puentes. Su cantidad de agua dentro de su tradicional canalillo de cemento armado, sigue siendo de mínimo solsticial. Son las plantas autóctonas las que van tomando todo el canalillo y todo el lecho si pudieran, pues el musgo requiere una mayor insolación. Proceder contra estas plantas favorece la proliferación nociva del musgo. Debiera hacerse una carretera por un lateral, transitable e inundable si no queda más remedio. Y dejar discurrir a EL RÍO por el otro lado. Dividir sus espacios en cuadrículas, con caminillos. Y desde ellos, controlar la vegetación, dejando que crezca la autóctona pero sin descontrol. Si se prefieren las Buganvillas a las Cañas, se puede hacer ese esfuerzo. Pero siempre con una solución superduradera, autoreciclable y económica. El principal enemigo es la propia sociedad misma, donde se roba y despilfarra lo que se puede, y ahora además por encima de la ley. Unos por la zona baja. Otros por la zona alta. Resuenan bastante ultimamente en el eco de los televisores, lo de la revolución o pactos verdes, seguramente unos dineros por subvenciones que se querrán repartir. Pero detrás de toda la paripé que interpretan, siempre está detrás el dinero y el autoenriquecimiento. Hay un viejo vagabundo, alto y que siempre va descalzo por la ciudad del valle, con aspecto druídico. Al cruzarme de noche con él de vuelta a casa recuerdo el escándalo que le produjo a mis padres el mínimo paseo descalzo para acudir a la playa, con los juegos acuáticos. Y cierto humor caprino relacionado con Diógenes, ahora ya veo que saca a Maquiavelo. Pide perdón a Taimades para llamar su atención, y prolongándole un billete de cinco "leuros", le pregunta si quiere eso. Taimades responde orgulloso que no, repitiendo el vagabundo el "no", seguido de una risotada. Y es que no es el dinero en sí lo importante. Pero sí la economía, pues realmente es lo que va a redundar en tu calidad de vida, entendida en un sentido amplio. Para ello el fuerte no puede estar abusando constantemente del débil, y el débil desobedeciendo. La perversión del jueguecito de rojos y fascistas todavía funciona. Se les da carnaza por las redes sociales, y ahí siguen saliendo del trabajo todas las tardes agarrando el volante y el cigarrito apagado, a ver si así lo dejan. Todavía hay quienes idealizan con caudillos diferentes a EL RÍO. Y todo ello ignorando a la realidad internacional y al gran hermano, cuyas bases no son de adorno. Pierden el tiempo. Y Taimades piensa en Esapersona y en la mirada recriminatoria de su padre tras el paso de los años. No, Taimades no es como el mendigo, Diógenes o Maquiavelo. Taimades sabe apreciar las cosas, incluyendo al dinero. Son los demás los que no aprecian nada. Taimades es radicalmente opuesto a ellos, incluyendo el mendigo. Taimades sigue apreciando, sigue así desde su juventud. Son ellos los que aprendieron a desapreciar, y a formar unas vidas basadas entorno a eso. Por eso Taimades sigue junto a EL RÍO, escuchando, obedeciendo. Incluso el vagabundo le considera un imbécil y se burla de él. Hasta que descienda con IRA arrastrando toda esta m. vigil. La vejez del vagabundo, o la de Taimades vista através del padre de Esapersona, y sus desaprecios. Hundiendo sus vidas hasta dejarlas hechas una m. y rezando oraciones a la muerte. Eso no es más que una ilusión. "Muerte", "libertad". Estoy harto de tanta mentira. Incluyendo a los suicidas. No hay escapatoria ante EL TIRANO. Ni líneas más abominables que las presentadas en este relato. Pues EL TERROR que aquí se presenta es eterno, como EL RÍO. Olvida ese instinto animal, esos mecanismos científicos que presentan los psicólogos de m., y recuerda ese tam-tam en las madrugadas. EL TERROR sublime que trasciende a la vida y a la muerte, y se traspasa a todos los eslabones de la cadena, superiores o inferiores. Pero también esa SONRISA. Entrando con pedaldas de absoluta intolerancia por la fuerza. La gran Buganvilla no cesa del todo en su purpúreo desangrado hasta el lecho de EL RÍO, más fuerte por donde pasa Taimades, como si hubiera abierto la herida. "Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares, donde reposan los sentenciados Árboles: El Sauce centinela que cubre a las pequeñas Chumberas. Aratamar vestida de blanco flota sobre el espacio que todavía queda sobre ellas. Su Eucalipto e Higuera custodios. Y la formación de altos Eucaliptos que se elevan a continuación, junto a los que se alza Taimades sobre la bicicleta. Sus vetustas ramas, rebosando toda su antigüedad, que la generación del teléfono móvil y las paripés verdes ansían eliminar, cada uno con sus mentiras. Los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron tratados como a escombros, tienen las puertas abiertas. Taimades se fija y en el interior hay un cochecito del tipo furgoneta pequeña. En la ciudad del valle se sigue construyendo y se siguen eliminando Árboles centenarísimos, en las cercanías del futuro nuevo hospital, donde también se hizo lo propio con muchos de ellos. Después colocarán sus famosas zonas verdes. Todo debe durar el equivalente a un gobierno político. Que como cada vez es más corto, se dan cada vez más prisa en robarte. Psicologicamente te educan para ser un desvertebrado que forme parte de una manada o una camada, donde todo esté en constante movimiento o cambio. Mucho existencialismo y promiscuidad. Taimades intuye que con los teléfonos móviles ocurrirá lo mismo. Seguro que a los tres o cuatro años todo queda obsoleto. A Taimades le preguntaron por algo que no recuerda, por si tenía la "app"..., respondió que no y solo al rato recordó lo que es por haberse referido su madre a eso, que trabaja con esas cosas. Y se imagina a los neorojos y neofascistas ladrones y despreciativos, preguntándose entre ellos si tienen lo último en "app"... La gran Chumbera solo mantiene unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto, por si algún día los reclama el solitario. Ya que el resto de frutos siguen siendo rechazados por los humanos, que mantienen el hambre, la miseria, y la presión demográfica por puro gusto y placer. Las puertas de la iglesia siguen prudentemente cerradas. El único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados sigue intentando crecer hacia arriba rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados. Pero los niños solo debieran tener la atención puesta en sus atracciones columpísticas. Si bien no se puede comentar nada sobre algo que no es visible desde aquí. Si ya resulta incómodo para los nuevos educadores y psicólogos la figura de un ser humano que viva tanto, cuando solo debiera hacerlo menos que los cuatro años políticos, no digamos con los Árboles que pueden vivir cientos. Con el tiempo solo serán politicamente correctas las Cañas. Y con esta presión demográfica se las ingeniarán para reconvertir el mundo en un matadero. Un mundo de Logan, pero en vez de en un subterráneo, en un exterior degenerado. Y con muchas "app". Y con muy pocas ramas... Pero eso no va a ser tolerado, y se recibirá el justo castigo. La batalla está perdida para los Árboles aquí sentenciados, tragedia para la humanidad venidera aquí descrita con toda rudeza, para su posterior humillación y escarnio. Pero no la guerra ahora abierta.

    Taimades gira y se sienta para el repechito. La ventana de la casa de la Cabrita tiene ahora la persiana abierta, aunque los cristales cerrados. Pero para nada hace frío, de hecho Taimades ya lleva totalmente abierta la cremallera del maillot de invierno. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. El reloj digital de la farmacia en el lado contrario de la acera a la sombra marca veinte grados. Ya se vieron las primeras margaritas blancas en la hierba alta del sotobosque del cuartel abandonado de Regulares, tras las que seguramente acechaba Aratamar. Taimades se alza sobre la bicicleta a la altura del semáforo donde se empina y se hace más dura la cuesta, remontando el dormiloncito y la arqueta semihundida merced a otro conductor que se se cree más listo que los demás y aparca el todoterreno invadiendo el lateral. Los sueños vuelven a detenerse. He comprado un taladro nuevo. Al irme a cobrar me rebajaron el triple de lo que me ofrecía el vagabundo. No sé si es por mostrarme tan sincero. También me pasó al ir a comprar una bombilla y sacar varias monedas, faltándome unos céntimos, rechazaron que me pusiera a sacar los billetes del pantalón con el bolsillo cosido. Es este mismo pantalón que llevo con la bicicleta, y algo empolvado por el serrín finísimo. Hacia mi cumpleaños tengo visita de viajes familiares, y coinciden con la carrera Africana, no habiendo hotel. Tengo que alojar al menos a mi tita exdirectora de parque natural nacional, y ahora simple trabajadora y con suerte, junto a su marido el vasco, un señor que hace todos los días un largo viaje de ida y vuelta en coche para trabajar. La hija única de unos veinte se alojaría con mis padres. No sé donde ha nacido, pero practicamente se diría que es alicantina. El padre sufrió graves asuntos de herencias. Un accidente serio con su mujer entre tantos viajes de coche. Ella una seria enfermedad. Es muy sensible y llora en ocasiones, aunque al mismo tiempo es muy fuerte. El viaje era deseo de los padres por su hija. Sin embargo el regalo de reyes ha sido de la hija a su madre, aunque del dinero mejor no hablar. Mi tita nació aquí, igual que sus hermanos. Sus padres eran entrañables, y Taimades pasó varias semanas de juventud con ellos en Granada... Taimades deja atrás a la curva del ataque a traición que es hacia donde conduce la tolerancia. Y no se sienta sobre la bicicleta hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que antecede al repecho del Tercio.

    Arbolito torcido, cochecito abandonado y destrozado. La familia siempre es un tema de gran interés canceriano. Los orígenes. Y esta zona es de marginación, ha sido marginada. Taimades intentaría ahondar más en sus raíces, pero anda distraído con una ambulancia y un coche de los agentes detenido y desplegado en terraplén adyacente a la rotonda donde hay unas rocas donde Taimades sabe que usan de escondite los que pasan sustancias a los coches que a veces se detienen por allí. Aunque es complicado adivinar lo allí sucedido, realmente.

    Taimades casi olvidaba introducir su desarrollo para el repecho. Mientras eleva la vista hacia el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel. Ahora que lo piensa no necesitaría usar tanto desarrollo, tras haber desarrollado la habilidad de hacer los cambios sobre la bicicleta. Pero ya es tarde para ese cambio, además, le sirvió en una ocasión para adelantar aquí al ciclista de la mochilita. Taimades no se sienta hasta la altura del último de los Ficus del Poblado.

    Da comienzo la larga recta llana adecentada, que por marginada tuvieron repleta de baches y parches durante eones, hasta las vísperas finales del premonitorio apocalipsis político local. Taimades todavía mira de reojo a los tocones cortados a ras de suelo y petrificados de la pequeña Higuera y el pequeño Almendro que llegó a conocer. El vil gris humano da paso al verde clorofílico del Pinar. Hasta aquí todavía no han llegado las margaritas, puramente primaverales. Aunque hay que reconocer que han llegado volando las mariquitas. Todos estos espejismos y floraciones diminutas y prehistóricas en la ciudad del valle durante las calmas de enero, serán dilapidadas durante el mes de los horrores y sus temporales, tras los cuales sí que llegará oficialmente la primavera. Los ancianos veteranos de las bicicletas trucadas merodean por los andurriales en esta ocasión. Y Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel.


                                                  Ver las imgenes de origen
                                              Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw 

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO retoman su cortejo invernal de remontada lenta desde las tinieblas hacia la luz. Taimades desciende hasta los Pinares bajos. Y desde allí se encaja entre las dos paredes rocosas de la antesala de la boca del abismo. Desde lo alto de su pedestal de piedra, la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan como es engullido.

    La mar se presenta en calma, pero no total debido a EL VIENTO de poniente que crea irregularidades en la superficie, pero sin borreguillo alguno. El barco de pasajeros ya se aproxima hacia la ciudad del valle. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Ya abajo, Taimades se detiene a beber sus rituales tres sorbos de agua sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle. Un ciclista ya viene tras dar la vuelta abajo y Taimades cree que es tarde para seguirle. Ahora sí, sabe encontrar en lo más alto al afiladísimo doble cuerno de la luna. Taimades considera que el ciclista ha pasado algo lento. Viste totalmente de oscuro y su bicicleta es oscura, así que no debiera ser el de la vez anterior. Pero esa lentitud le entusiasma, a pesar de la ventaja pudiera utilizarle como referencia visual durante el ascenso. "Pero te quise y aunque estamos destinados a no ser te quiero"

    La curva de las Uñas de Gato, en la que Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. El otro ciclista lleva una larga rampa de ventaja y ya dobla la segunda de las curvas del sonido tintineante... Las curvas del sonido tintineante, una y dos, fisica y cardiopulmonarmente demuestran a Taimades que está a buen tono. La rampa del azul sobre el azul, que conduce hacia la curva complicada. Que Taimades pueda ver cómo el otro ciclista se abre en la curva, demuestra ya un recorte considerable de distancia, quedando claro que de seguir así las cosas habría adelantamiento. Se abre tanto que realmente se pega al lado contrario, el externo. Dentro de lo malo, no es lo peor, pues evitaría complicaciones con un eventual coche. Sin embargo el ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta derramada sobre el suelo. No es mucha la inercia de salida obtenida en la sinuosa y dura rampa de la bala perdida, pero el recorte de distancia respecto al otro ciclista es ya considerable. Taimades considera sin embargo que debe por tanto adelantarle sin tenerle en cuenta, y simplemente seguir a su ritmo. Curiosamente el ciclista parece tener los gemelos algo curtidos. La curva de la Esparraguera, con sus farolas amarillas encendidas, Taimades no se concede tregua y pasa por el lado más interno y empinado, aunque aquí el otro ciclista también y parece que ahora iguala las distancias. Pero no puede hacer lo propio con los aumentos progresivos de desnivel de la rampa de la ascensión lunar. EL TRONO DE CORAL BLANCO señala a ambos ciclistas durante el adelantamiento. El otro ciclista lleva un piñonaje muy grande, y monoplato. No lleva precisamente un piñón muy alto, pero no da más de sí. Aunque por las piernas demuestra que sin duda tiene experiencia, el resto del cuerpo no parece tan atlético y parece algo blandito. Culebrea un poquito y prefiere apartarse hacia afuera cuando no tiene necesidad de hacerlo, pues los hadeos de Taimades son notorios y de hecho, pesadillescos, y tendría habilidad de sobra para adelantar de forma correcta al ciclista que lo que debe hacer es seguir pegado al lateral. Taimades le anima con un "¡venga ahí!" durante el adelantamiento. Curiosamente no hadea pero sí que tiene gesto de ir haciendo esfuerzo. La rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo, y hacia la que Taimades eleva la vista, viéndola asomar desde lo alto en el borde del acantilado. Los esfuerzos físicos se acaban al girar la curva, a pesar de encontrar VIENTO opositor, ya que Taimades tiene la referencia visual de EL TRONO DE CORAL BLANCO en la garganta rocosa de la boca del abismo en lo alto, y puede elevar la verdadera fuerza, LA IRA. EL TRONO DE CORAL BLANCO vuelve a señalar a Taimades. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro es escupido de la boca del abismo. Se mantiene alzado sobre la bicicleta e introduce con éxito y a la primera todo el desarrollo de la bicicleta. No vuelve a haber contacto con el otro ciclista. Y Taimades prosigue obedientemente alzado por la rampa de Aratamar, que comunica a los Pinares bajos con los altos. Precisamente en la zona intermedia y con algo de VIENTO opositor, iba Taimades con la cabeza muy adelantada y baja. Pero parece ser que Aratamar vestida de dorado tenía mucho interés en dar ánimos, y pasó casi rozando la rueda delantera, para dejarse ver. Ciertamente, Taimades acusa un tanto este esfuerzo durante la carretera de los Pinares altos, pero sigue elevando LA IRA hacia LA IRA. "Más alto que nosotros... solo el cielo". Taimades gira en el cruce y vuelve a conseguir alcanzar la rotonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento, donde ya puede sentarse y beber su resto del agua (sonidos guturales: "¡KIQUIRIKÍ...!") ¡Tempestad perfecta!


                                                    Ver las imgenes de origen
                                               Coll du Cementerie: https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desgiladero arbolado de EL RÍO Nano, con sus Almendros todavía en flor. Hasta que el recodo anunciador de vetas grises y doradas reclama la atención.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    El afluente principal de EL RÍO a su paso por el vallado sigue transmitiendo agua através de varios ramales húmedos, pero cada vez con menos fuerza. No son visibles de momento las aves acuáticas flotando en el agua al otro lado. En la zona barrida por las excavadoras de el lecho de EL RÍO, contemplada por los Sauces llorones, crecen cada vez más las Cañas invasoras. Cada vez más combustible para los incendios del verano, escusa que seguramente es utilizada para justificar esta subvención, supuestamente de carreteras del Estado en su versión "Conservación". Solo saben degradar aquí y allá y llenar sus bolsillos. Llega por tanto "el robo verde", y con esos dineros es con lo que los políticos deben estar dislocados ahora.

    Taimades deja atrás a la rotonda monstruosamente grande y remonta el puentecillo sobre el cauce real de EL RÍO. Sigue destacando al fondo de la zona de la Acacia Aromo, la nueva casetita con la que de momento los tullidos alcahuetos con sus menas y su mujer, sacan provecho. Hoy solo hay sentados fuera de la casetita muy bien cubierta y con la entrada mirando hacia la Acacia Aromo, un adulto, un mena, y un supuesto tullido, esta vez tan solo con las muletas. Ya que el objetivo de estos individuos es el de dar lástima e incrementar el grado de tolerancia para que las actividades lucrativas se lleven en la tiendecita. "Solo son pobres hombres" que dejarían tirado en la carretera a cualquiera. El vendedor ambulante de frutos secos está en el borde de la carretera. Ha preparado cucuruchos de papel para llenarlos de contenido y venderlos. Solo falta el de los refrescos. Esta vez no están la mamá y sus muñequitos sentados en el suelo.

    Taimades se alza sobre la bicicleta para la cuestecilla. Se sienta en lo alto y deja que la inercia de la bicicleta le coloque a los pies de la cuesta del doce porciento. Pero no se alza hasta tener la visual en lo alto de todo el conjunto de la cima del mundo, con su oscuro pezón con forma de castillo tocando el cielo, simulando ser la última de las cupulitas piramidales de tejadillos verdes nacarados a los pies del templo. Los menas vigilan sobre todo la llegada. La caída nuevamente sobre el sillín y EL TRONO DE CORAL BLANCO cegador. Los Almendros en flor y Don Burro, que vuelve a estar presente. Taimades le saluda y se despide sonoramente. Y se alza con pedaladas victoriosas y pesado desarrollo para ascender con todas sus fuerzas la cuesta del fuerte de los menas, donde LA MUJER DORMIDA y los Olivos de la cuesta interpretan su peculiar danza. Ya solo resta un rápido descenso y alzarse para el repecho del aeropuerto, finalizando Taimades todas sus cuestas entre los campos de Olivos y Eucaliptos. Ya puede beber su resto del agua y descender a toda velocidad hacia la zona del maldito ARROYO Mezquita.

    Que ahora aguarda en su morada del cielo. La herida se cierra pero el olor nauseabundo sigue todavía presente, bacterianotaimado.

    Segundo Especial de la Jovencita, coll du le Jeune us(h)er catégorie de la temporada.

    Segunda victoria de etapa para el equipo Carrera.

    "Robo verde"

    Resultado de imagen de pantani aprica



    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    38 Lovely small cow emoticons for twitter

    Ahora mismo diría....
    Fin de semana...


    38 Lovely small cow emoticons for twitter     38 Lovely small cow emoticons for twitter    38 Lovely small cow emoticons for twitter

    https://funnygifsbox.com/38-lovely-small-cow-emoticons-for-twitter

    *

    Imagen relacionada



    Imagen relacionada



    Imagen relacionada

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada






    *

    Imagen relacionada



    Imagen relacionada

    38 Lovely small cow emoticons for twitter


    Resultado de imagen de abrazos gifs

    38 Lovely small cow emoticons for twitter
    jejeje...Llueveeee...


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1


    Imagen relacionada

    01/02/2020

    Imagen relacionada
    Mind Space Apocalypse gifs
    *

    Imagen relacionada


    Imagen relacionada

    Imagen relacionada

    +++++++++++++++++++++++

    Resultado de imagen de picor gifs

    Imagen relacionada

    y...

    Resultado de imagen de picor gifs



    Imagen relacionada

    pd:

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada


    Imagen relacionada

    Imagen relacionada


    Imagen relacionada


    pd:

    Imagen relacionada

    Resultado de imagen de picor gifs
    CAOS


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada



    Imagen relacionada

    Lluvia y Espera...NO pegan...

    Imagen relacionada






    Imagen relacionada

    ***********
    *****************************************************************

    Resultado de imagen de abrazos gifs


    pd:

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada






    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1


    Imagen relacionada

    Ahora mismo diría...
    MIRAI NIKKI

    Imagen relacionada

    Muru Muru

    Murmur (ムルムル Murumuru?)

    Imagen relacionada

    *
    Muru Muru (también conocido como "Mur Mur")
    es el siervo de Deus Ex Machina
    y sirve como juez junto con él en el juego de supervivencia.

    Imagen relacionada



    Imagen relacionada

    A medida que la serie avanza, ella misma revela un antagonista importante que trama detrás de Deus
    para manipular los acontecimientos del juego para su diversión personal.

    Imagen relacionada

    Muru Muru ha demostrado que, de hecho, es manipuladora, astuta y escurridiza que trama detrás de Deus y utiliza a los demás participantes en la forma en que se considere oportuno para hacer el juego más divertido para ella, lo que indica que tiene poco si ninguna lealtad hacia Deus, a pesar de que sí se atienen a las reglas del juego y no utiliza los poderes Deus por sí misma.

    Imagen relacionada

    Ella es también es una luchadora muy poderosa, es capaz de manipular una gran esfera utilizado para aplastar fácilmente escombros o incluso atrapan a la gente en una ilusión del mundo, así como detener una bala con las manos desnudas.

    En el anime, Muru Muru muestra varios poderes adicionales, como invocación de color negro proyectiles que pueden adoptar la forma de diferentes objetos, puede manipular las sombras, disparar una ráfaga de energía de la trompeta que lleva sobre su persona, y pueden formar explosivos que son más fuertes que los de Minene Uryu.

    También es capaz de manipular los recuerdos,
    ya sea eliminando o implantan a voluntad, siendo este último aparentemente un proceso mucho más largo.

    *
    (...)

    Muru Muru distraídamente ... en la Catedral de La causalidad
    cuando ella termina rompiendo un agujero en la propia causalidad.
    Muru Muru investiga el daño, el descubrimiento de que ella ha borrado

    Presa del pánico, Muru Muru deja la catedral para tomar temporalmente el lugar de Yuno
    hasta que pueda reparar el daño que hizo. 

    *
    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki

    Curiosidades

    • Muru Muru lleva el nombre de uno de los 72 demonios goéticos, Murmur.
    • Tema principal personaje de Muru Muru es "omnipresente" por NIRGILIS.
    • El número blanco en la frente de Muru Muru se refiere al número uno del mundo.
    • Hay solo 7 Muru Muru mostrado por el manga.
    • En el anime solo hay 3 Muru Muru, cada una en un mundo, respectivamente.
    *
    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki

    ++++

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Diario del futuro - Sustos que dan gusto ...

    Mirai nikki o diario del futuro (en español),
    es un anime de terror psicológico, gore, acción y romance.

    Fue creada en 2006 por Sakae Esuno y fue emitido por la producción de Kadokawa Shoten en abril del 2012
    terminando en junio de ese mismo año.

    El anime cuenta con 26 Capítulos de un aproximado de 30 minutos aproximadamente, más un Ova.

    La historia se desarrolla con nuestro protagonista: un joven, llamado Amano Yukiteru, solitario que suele escribir en su teléfono diariamente (de forma detalla) las cosas que observa pasar en su entorno. Él tiene dos amigos imaginarios, uno llamado Deus (dios del espacio-tiempo), y otro llamado Murumuru (sirviente de Deus).


    Un día, Deus decide otorgarle a Yukiteru el poder de saber lo que le sucederá en el futuro a través del diario que escribe en su teléfono, lo que no sabe nuestro protagonista es que ese don no le fue otorgado al azar, sino que su “amigo” Deus, al encontrarse en sus últimos días de vida, decide comenzar un juego de terror con 12 participantes, los cuales descubran sus identidades para elimiarse entre ellos, con el fin de que el vencedor se convierta en el sucesor de Deus y con esto, en un dios.

    (...)


    https://sustosquedangusto.com/diario-del-futuro/


    OOOOOOOOOO


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    *
    **************
    *

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    oooooooooooooooo

    pd:

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki

    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki
    pd:

    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki

    Imagen relacionada

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Imagen relacionada


    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki


    Resultado de imagen de murumuru mirai nikki



    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru
    Desvelos...




    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru




    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Pd:

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    www.sevillainfo.es

    Érase una vez una jovencita que -como siempre se cubría la cabeza con una capucha morada- la llamaban Caperucita progresita. Adoctrinada desde su más tierna infancia en el feminismo de género y un avanzado progresismo ecologista, había optado por definirse como mujer heterosexual pues, además de poseer órganos sexuales femeninos, le gustaban los hombres una barbaridad, pese al insensible y grosero primitivismo que los caracterizaba.Aleccionada en un desmedido cariño a los animales y en un rabioso empoderamiento feministoide, la habían convencido de que era libre y capaz de hacer todo lo que le apeteciera y viniera en gana, pues ella era la única dueña de su cuerpo, de su vida y de sus relaciones. Y por supuesto, nada debía de temer de sus amiguetes de juergas por muy verracos que a veces se pusieran. ¡Con sólo recordarles que «el no es no», bastaría para pararles los pies y las garras al más machirulo!

    Y acaso fuera por la firme credulidad en todas estas ingenuas consignas panfletarias, por lo que una mala noche recibió las primeras dentelladas de uno de sus coleguitas de festejos, cuya faena acabó «interrumpida» entre temblores y lágrimas en una mala clínica. Y acaso fue también por lo que otro mal día, cuando paseaba por un paraje solitario para ver a su abuelita, fue sorprendida por un ser parecido a un  lobo (aún no se sabe si actuó solo o en manada), cuyo ataque no pudo impedir, por más que intentó convencerle de que ella amaba mucho a todos los animales, y que el no era no.

    Tras experiencias similares a las anteriores, a veces se angustiaba nuestra joven Caperucita preguntándose por qué le sucedían unas cosas tan terribles a ella… A ella que siempre había seguido dócilmente todo lo que le habían enseñado desde pequeñita.


    https://www.sevillainfo.es/noticias-de-opinion/caperucita-progresita/



    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie


                                                           Ver las imgenes de origen
                                                Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    La tarde es despejada, de VIENTO de poniente opositor. Taimades elude el pantalón, quedándose nuevamente con el culotte largo y los calzoncillos. También se desprende del maillot de invierno, volviendo a la maglia celeste. Cruza EL RÍO sobre uno de sus puentes. El purpúreo desangrado de la gran Buganvilla hasta el lecho no ha cesado del todo. "Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares donde se agitan los sentenciados Árboles: El Sauce centinela que cubre a las pequeñas Chumberas. Su Eucalipto custodio, que aprovecha para mudar algunas hojas secas. La Higuera custodia, que ya va perdiendo sus hojas todas amarillas. Y la formación de altos Eucaliptos que se elevan a continuación y junto a los que se alza Taimades. Los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron tratados como a escombros, siguen con la puerta cerrada. La gran Chumbera solo mantiene unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto, ya que el resto de frutos siguen siendo rechazados por los humanos que mantienen el hambre, la miseria y la presión demográfica por puro gusto y placer. Las puertas de la iglesia siguen prudentemente cerradas. El único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados, sigue intentando crecer hacia arriba rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados.

    Taimades gira el repechito, se sienta, y comprueba que la persiana de la ventana de la casa de la Cabrita ahora está cerrada hasta abajo. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. El reloj digital de la farmacia en el lado contrario de la acera a la sombra está de descanso. Precisamente a la altura del semáforo donde Taimades se alza al empinarse y hacerse más dura la cuesta, un conductor de los que se creen más listos que los demás abandona su posición en el lateral derecho, de manera que es posible regatear el dormiloncito y la arqueta semihundida. No fui capaz de relacionar el sueño en que me alertabas sobre una supuesta evacuación en ambulancia de una tita con lo de mi madrina, demasiado me costó ya averiguar que eras tú la que quería mostrarme algo relacionado con tribulaciones familiares, debido a tus cualidades familiaro-cancerianas. Te pediría perdón por ello si no fueras Esapersona. El abuelo leo murió así, pero el responsable se negó a atenderle y estuvo quejándose dos días hasta morir de la infección. Ya tenía más de noventa, pero la madrina era relativamente joven. Todas tus apariciones o al menos las últimas en sueños, son bastente turbadoras. Imagino que debemos encontrarnos mucho recurrentemente en el pabellón militar. En el mundo vigil recuerdo que no llegaste a entrar. Tauro tampoco, de todas formas ni en el mundo onírico se atrevió a entrar, sigue respetando su territorialidad. Me gustaría tener sueños más agradables contigo, pero son los que son. Aries es reticente a contar sus sueños. Pasa como con su intuición, no puede negar la verdad. La "libertad" no existe ni en el pensamiento ni en los sueños. No tengo más remedio que mantener la amistad, como indicó leo, cuidando de que no se tire por una ventana. Pero al mismo tiempo debo responder con la fuerza cuando intente imponerme una falsedad, como indicó tauro. Los impulsos no deben ir por delante de la verdad. También es cierto que hay mucha mentira y toda una filosofía actual que tiene reflejo en las fotos con mensajes que se extraen de internet. aunque el superdotado de aries también extrae la fuente original de todos esos sofismas y me los pega. El camino del éxito es ese, comprender los errores de los demás y aprovecharte de ellos dándoles carnaza, satisfaciendo así los propios impulsos. Pero no es el camino de la verdad. Y solo prevalece el más fuerte. Eso no significa que emplee la verdadera fuerza hasta las últimas consecuencias, ni con aries ni contigo. Sé que tauro me echa eso en cara. Yo no soy EL TIRANO, ni para hacerte destrozos a niveles familiares por mucho que con el tiempo acaben por llegarte. Ni para sacudirle a aries de tal manera que se espante y enmudezca, haciéndole huir al monte. Con Hadiya no he podido evitarlo, cuesta esconderse cuando estás con los juegos acuáticos. No queda más remedio que hacer sacrificios. Espero que acabe por dejar de oir rumorcitos en el oído derecho, porque como siga con los wipeouts voy a acabar con la cabeza como la de un boxeador. Pero la prioridad es seguir con eso mientras el resto se consume en su guerra, también he soñado eso. Hasta que se de paso a escuchar y obedecer hacia el eslabón de los ángeles con ramas, todos son realmente el enemigo. Buscan el conflicto hasta en la cola de un banco, con extraños de los que no saben nada. Y al volante llevan su histeria a tal grado que han empezado a pitar de forma improductiva, simplemente expresando sus estados de ánimo. Por ejemplo si esperan a que salgas de un aparcamiento para meterse ellos. Y pitan pero cuando ya te estás yendo, como si fuera un castigo o insulto. Algunos se intercambian pitidos como si fueran agresiones. Y debe usar sus avanzados teléfonos móviles para interpretar esa misma m. Se contagian unos a otros. Y uno de estos psicólogos de m. diría que le parece normal, y que lo que hay que hacer es buscar el éxito y aprovecharte de la hostilidad de los demás en tu beneficio. Como siempre, monetario ¿Qué político o bando me va a dar más dinero, o me piensa robar menos? Seguro que en la intimidad, el coletas me diría que lo mejor es hacer como él, y colocarte al frente del enemigo. A veces me pregunto lo que haría si intentasen robarme la bicicleta o la tabla de surf. Imagino que en ese supuesto hacerles algún tipo de daño o rotura sería el mal menor. Así que agredería al ladrón usando la propia bicicleta o tabla que quieren robar, abriéndoles la cabeza. En solo un caso contemplo los consejos de tauro. Precisamente si me están agrediendo. Como el jovencito que hace años me tiró piedrecitas por ciertas cuestas. Y ya hace años que no hay más jovencitos tiradores de piedras por esas cuestas. Ya que el comercio, además de no percibir ayudas por ser el trabajador el hijo de la empresaria, cosa que muchos empresarios solucionan intercambiándose los hijos, recibe entre otras agresiones y robo por escrito, la afirmación de que uno de los motivos es que el trabajador es el hijo de la empresaria. Todavía no han promulgado ni hecho la ley revolucionaria a niveles mundiales en la que hay que registrar el nombre de todos de los clientes, para lo que habría que pedir la identificación, cuando te contestan que además los familiares de los empresarios, o hijos, poniendo el nombre por escrito sin un "Sr." o "D." (tampoco Camarada), tampoco podrán realizar esos trabajos. Es decir, tienes que trabajar en el instituto y en el departamento que yo te diga a cambio de que hagas una sustitución a primeros de año de un docente con muy buenas aulas. Pero poniéndote todas las malas para que el resto del departamento trabaje exclusivamente con lo más selecto. Y una vez que aceptes esta corrupción ilegal en la que también pisoteas el empleo que tú ocupas de otro que no acepta o no tiene la suerte de que le ofrezcan lo mismo, ya te tengo entrampado con mis derechos de pernada. Y deseando convertirte en jefe de estudios o director cuanto antes, de lo contrario no me tomaría las molestias en ofrecerte estas corruptelas. Yo estoy al mando desde un despacho, y no tendrás mi cabeza a tiro en ningún momento, para eso tengo a los testaferros encargados de tu acoso cobrando aproximadamente el doble. Y no olvides que yo empecé como tú, y aquí me tienes todavía, escalando puestos e intentando convertirme pronto en jefe del estado, a codazos con otros de mi condición. ¿Como lo prefieres, con coletas, barbitas, izquierditas, derechitas, regionalismitos...? Los sueños me aconsejan huir de esta m. en dirección opuestamente contraria. Con los Luca y las Hadiya. Cuando para robar tienen que poner estas barbaridades por escrito es que la cosa debe estar tremendamente jodida. Taimades deja atrás a la curva del ataque a traición, que es hacia donde conduce la tolerancia. Y no se sienta hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que antecede al repecho del Tercio, a donde acaba de llegar un par de ciclistas que se incorporan desde una carretera que sube por la Cañada de la Muerte.

    Arbolito torcido, cochecito abandonado y destrozado. Los dos ciclistas no parecen pedalear muy fuerte, irán cansados a pesar de que los desniveles que tengan que superar para llegar a aquí sean los mismos. El que va más retrasado parece que se rezaga, Taimades solo debe mantener la referencia con el de delante y adelantar ya mismo al de atrás. Saluda al primero y al segundo al inicio del repecho, conforme les va adelantando. El alzamiento en el repecho con el desarrollo de segundo plato y sexto piñón podría incluso con el ciclista de la mochilita, de manera que los dos ciclistas desaparecen y no se vuelve a saber más de ellos. Taimades eleva la vista hacia el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel y sigue los Ficus del Poblado hasta sentarse a la altura del último de ellos.

    En la última de las casitas del Poblado, ya no oculta por las Cañas plantadas para esconder el corral trasero que limitaba con la pequeña Higuera y el pequeño Almendro vilmente talados a ras de suelo, un vil individuo discute en castellano con una mujer que contesta apresuradamente con guturales morunos. Ella se niega, pero él insiste en que se lo entregue porque tiene hambre... Taimades cree que debe tratarse de algún animal de la corrala al que la mujer le ha cogido cariño como si fuera una mascota... Así, hay quienes todavía viven de lo que les da la tierra. Y que sin embargo, talan la Higuera y el Almendro que les proporcionaría frutos, para esconder la corrala tras unas Cañas. Con ello Taimades se convence de que ya sean ricos o pobres, se lo monten de una manera o de otra, todos son viles. Da comienzo la larga recta llana adecentada de los múltiples parches y baches soterrados. El vil gris humano en todos los contrastes que es capaz de ofrecer, da paso al verde clorofílico del Pinar. Y Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel.

                                          


                                                  Resultado de imagen de marie heurtin
                                                   Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO prosiguen con su cortejo invernal de lenta remontada desde las tinieblas hacia la luz. Taimades desciende hasta los Pinares bajos, y desde allí se encaja entre las dos paredes rocosas de la antesala de la boca del abismo. Desde lo alto de su pedestal de piedra la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan como es engullido.

    La mar se presenta en calma pero sin claroscuros por estelas dejadas por los barcos, tampoco borreguillos producidos por EL VIENTO. Un ciclista asciende alzado sobre una bicicleta de carretera por la rampa del azul sobre el azul. Taimades le anima. Es una Specialized, de la misma marca que una de las bicicletas de la Hamilton rifeña. Negrito merodea ya despierto por las inmediaciones de la jardinera de la desaladora. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Ya abajo, Taimades se detiene a beber sus rituales tres sorbos de agua sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle. En todo lo alto se encuentra la media luna gibosa. Hay cinco cargueros fondeados en el roquedo de la Plaza, siempre a bastante distancia unos de otros, por seguridad. Hay bastantes coches aparcados, no todos de jovencitos que vienen para sus peculiares rituales. También hay un viejo pescador moro con gorrito de lana. Su mercedes antiguo es de color celeste, con un tono especial que ya no se ve en otros coches. Tiene abierto el maletero donde urga entre sus numerosos aparejos de pesca. Todos los aparejos parecen tan viejos como el rostro arrugado del viejo. Tiene numerosas cañas muy desgastadas y unos hilos de pescar también antiquísimos y que parecen hasta algo deshilachados, de los de color verde y que son muy finos, y tan viejos por lo menos como el propio Taimades o más. Hay que respetar esos aparejos, pues deben haber dado muerte a muchos peces. Dos jovencitas están sentadas fuera del pretil, sobre las rocas, en un lugar donde EL TRONO DE CORAL BLANCO alcanza a incidir sobre sus melenas barridas por EL VIENTO, adquiriendo con ello tonalidades doradas. Son pequeñas pero no muy jovencitas, incluso sus rostros parecen ya algo castigados y callejeros. Los jovencitos tienen una música rapera puesta cuyas rimas acaban siempre en "etas". Sin embargo, cuando llega la palabra que todos esperan y se ve venir, el rapero se la calla jueguetonamente. "Pero te quise y aunque estamos destinados a no ser te quiero"

    Una mirada hacia lo más alto del acantilado donde sobresale la Chumbera. La curva de las Uñas de Gato en la que Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. Las curvas del sonido tintineante, una y dos, todo funciona correctamente. La rampa del azul sobre el azul, que conduce hacia la curva complicada. Taimades se entusiasma al ver la línea ofensiva sobre el cemento armado trazada por EL TRONO DE CORAL BLANCO. Sin embargo conforme se aproxima se da cuenta de que tanto la zona por donde tiene que pasar queda fuera del mismo, y que el resto de la rampa también sigue entre tinieblas. Son los primeros atisbos que consiguen iluminar la parte exterior de la curva. El ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta precipitada sobre el suelo. Sale con inercia por la sinuosa y dura rampa de la bala perdida, aunque pierde bastante acusando los cansancios acumulados con bastante prontitud. No se otorga tregua alguna en la curva de la Esparraguera, con sus farolas amarillas con forma de hélice encendidas. "Recuerda". La rampa de la ascensión lunar y aumento progresivo de desnivel, donde EL TRONO DE CORAL BLANCO alcanza ya la mitad de la misma. La rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo y hacia la que Taimades vuelve a dirigir la vista. El segundo de los dos motoristas que descienden anima a Taimades diciéndole que ya le falta poco. Y bien poco, pues sus fuerzas físicas solo tienen que durarle hasta esta curva, ya lo sabe. Una vez girada ya tiene la referencia en lo alto de EL TRONO DE CORAL BLANCO reflejado en la garganta rocosa del abismo. Eleva contra EL VIENTO a la verdadera fuerza, LA IRA, saliendo la bicicleta despedida hacia la cima con la misma velocidad a la que desciende. EL TRONO DE CORAL BLANCO señala a Taimades. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro es escupido de la boca del abismo. Hay excursionistas a pie que les llama la atención la actitud de Taimades, manteniéndose alzado y metiendo los piñones, pues alguno entra a trompicones. Sobre todo al tercer plato le cuesta mucho entrar y solo lo hace tras varios intentos. Taimades prosigue alzado obedientemente por la rampa de Aratamar que une a los Pinares bajos con los altos. Al fondo del todo ve a tres ciclistas, pero los pierde de vista al poco. En la carretera de los Pinares altos eleva LA IRA hacia LA IRA acelerando más y más, de manera que no puede captar la presencia antrópica, además del sudor que se le ha ido metiendo en los ojos desde la rampa de Aratamar. "Más alto... que nosotros solo el cielo". Gira en el cruce y mediante severas pedaladas consigue alcanzar nuevamente la rontonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento. Ya puede sentarse, limpiar los ojos y fauces, y beber sus otros tres sorbos de agua (silencio gutural) ¡Tempestad perfecta!


                                                     Ver las imgenes de origen
                                               Coll du Cementerie: https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desfiladero arbolado de EL RÍO Nano. Todavía con los Almendros en flor, EL TRONO DE CORAL BLANCO vuelve a alcanzar a la Arboleda. Sin embargo los pajarillos no han despertado todavía, seguramente esperando todavía al mes de los horrores, al cual todavía le falta por llegar. El recodo anunciador de vetas grises y doradas reclama entonces toda su atención.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza llameante la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    El afluente principal de EL RÍO a su paso por el vallado apenas mantiene dos ramales húmedos de agua al traspasar la banda de cemento armado. No se encuentran las aves acuáticas flotando al otro lado. Los Sauces llorones contemplan el panorama desolador de corrupción dejado por las excavadoras, con las Cañas creciendo y proliferando por doquier, mostrando ya sus hojas verdes mientras van ganando altura. Eran los Aromitos y la valiente Adelfa las que las mantenían a raya, frenando incluso la acción del fuego y mejorando el suelo. Hoy no hay cola de coches fronteriza. Taimades levanta el vuelo de una diminuta paloma torcaz que inmediatamente busca refugio sobre la vestusta rama de un gran Ciprés del cerro de la Santa Palma.

    Tras dejar atrás la rotonda monstruosamente grande, Taimades remonta el cauce real de EL RÍO seco sobre un puentecillo, cercano al majestuoso Eucalipto cuyas ramas se precipitan hasta el lecho en cascada. Los negros ocupan la primera zona aledaña a la Acacia Aromo. El tinglado que ha sustituido al contenedor de basuras volcado, cuyo color ha resultado curiosamente ser de color rojo del tipo mujer de mala vida, sigue activo pues la tolerancia es mayor si en la puerta están sentados el individuo de la silla de ruedas, más el de las muletas. Dinero da su negocio, incluso para fumar, cosa que hace el tercer individuo allí sentado. Si todas estas actividades siguen haciéndose lucrativas, con el tiempo habrá un local permanente famoso en la ciudad del valle y extranjero, un posible atractivo turístico. Taimades empieza a inventarle nombres...: "Los dos tullidos, la pelopaja, y los menas fumadores"... Mejor no proseguir por ese camino y hacerlo hacia arriba, por la cuestecilla de la Acacia Aromo. Ya que hay nuevas novedades sobre la mujer y los dos muñequitos. Concretamente aparece al otro lado, un cochecito doble con dos capazos unidos. Están vacíos y no hay nadie alrededor. Pero Taimades que va alzado, sabe que no deben andar muy lejos, seguramente estén sentados por el suelo camuflados entre la Acacia Aromo. Efectivamente, es así. Y además el padre también está entre ellos. Además de la ropa ya tienen el carrito doble para los muñequitos. Y siguen sonrientes, muy delgados, y de una morenez muy intensa, casi negra, pues geneticamente son así. Taimades es completamente ignorante respecto a estas cosas y procedencias. Y desde arriba puede ver la doble hilera de coches aparcados en los laterales de la cuesta del doce porciento. Entierros y más entierros.

    Desciende por inercia hasta los pies de la cuesta pero no se alza hasta tener la referencia en lo alto de todo el conjunto de la cima del mundo, con su oscuro pezón tocando el cielo, simulando ser la última de las cupulitas piramidales de tejadillos verdes nacarados a los pies del templo. Un par de menas con palos fiscalizan a la doble hilera de coches aparcados a un lado y a otro en la zona de la curva en lo alto. No hay inconvenientes siempre y cuando nadie salga de un coche por el lado del conductor dando un portazo. Taimades hace cima en lo alto y cae desplomado sobre el sillín como es costumbre. Y la doble hilera no acaba del todo todavía.

    EL TRONO DE CORAL BLANCO, EL VIENTO, los Almendros en flor, y Don Burro son recompensa sobrada tras lo anterior. Tras el sonoro saludo y despedida, Taimades se alza para ascender con todas sus fuerzas la cuesta del fuerte de los menas. Los Olivos que rodean la cuesta y LA MUJER DORMIDA vuelven a interpretar su peculiar danza. Taimades supera la cuesta y después hace lo propio con el repecho del aeropuerto, culminando así todas sus cuestas entre los campos de Eucaliptos y Olivos.

    Bebe su resto del agua y desciende a toda velocidad hacia la zona del maldito ARROYO Mezquita. Que de momento ha vuelto a su morada del cielo, donde aguarda.

    Primer Especial de la Cabrita, coll du Cabrerizas us(h)er catégorie de la temporada.

    "Tullidos, cochecito, y entierros, por partida doble"



    Resultado de imagen de pantani mortirolo



    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru



    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    CADA CAIDA ES UNA OPORTUNIDAD DE REINVENTARSE...

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Cada caída es una oportunidad de levantarse,
    sabiendo ya como NO se deben hacer las cosas.

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru





    Resultado de imagen de cada caida es una oportunidad de

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru




    Resultado de imagen de Deus y Murumuru



    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru




    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Una entrañable lección de la naturaleza, cortesía de los lobos:

    el sentido comunitario

    Una entrañable lección de la naturaleza, cortesía de los lobos: el sentido comunitario



    lobos-estudio-trabajo-en-equipo-comunicacion-diferencias-perro-lobo-2

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru




    oooooooooooooooooooooooooooooooo


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    ironías...¿?

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    = LOBOS =


    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru



    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS

    +



    Resultado de imagen de Thomas Bergersen Empire of Angels

    Resultado de imagen de Thomas Bergersen Empire of Angels

    Resultado de imagen de Thomas Bergersen Empire of Angels

     ''Empire of Angels''


    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS




    Resultado de imagen de Thomas Bergersen Empire of Angels

    Resultado de imagen de Thomas Bergersen Empire of Angels


    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS

    +



    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS



    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS


    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS


    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS




    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS


    Resultado de imagen de Thomas Bergersen GIFS

    Resultado de imagen de Dance at the Moonlight GIFS

    +
    Dance at the Moonlight



    Resultado de imagen de Dance at the Moonlight GIFS








    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1



    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Lunes

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    ***********************************************

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru             Resultado de imagen de Deus y Murumuru



    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    pd:

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    pd:

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru

    Resultado de imagen de Deus y Murumuru


    ***************************



    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1

    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs

    Ahora mismo diría...

    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs


    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs


    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs


    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs



    Resultado de imagen de cliente inconforme gifs

    Resultado de imagen de Crazy Frog gifs



    Resultado de imagen de Crazy Frog gifs





    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

  • JoseUser12 (ES1)JoseUser12 (ES1) Publicaciones: 4,107ES1
    Y Taimades aumentó su dosis de bicicleta :)

    "Le Marie Maquillage", us(h)er catégorie


                                                         Ver las imgenes de origen
                                                Coll du Cabrerizas: https://www.youtube.com/watch?v=mc3P1iCHlwM

    La tarde es despejada aunque totalmente nublada en las zonas costeras. Taimades deja atrás la larga recta llana de su casa. Se detiene junto a los mecánicos de bicicletas, advirtiendo de que aunque no haya percances, hay que hacer revisión de frenos. El mecánico que también es ciclista hace notar que el óxido de los tornillos del manillar y otras inmundicias proceden del sudor, también necesita limpieza y engrase... Cruza EL RÍO sobre uno de sus puentes. El caudillo discurre dentro de su tradicional canalillo de cemento armado con su habitual mínimo solsticial, pues esa es su voluntad. La gran Buganvilla va reduciendo lenta pero inexorablemente su purpúreo desangrado. "Recuérdalo, te amaré por y para siempre"

    Las cuestas comienzan junto al cuartel abandonado de Regulares, donde reposan los sentenciados Árboles: El Sauce centinela que cubre a las pequeñas Chumberas. Su Eucalipto custodio, con unas pocas hojas secas que ya casi tiene fosilizadas y a punto de perder. La Higuera custodia, que ya ha perdido sus hojas. Le sigue en ese sentido su descendencia alrededor suya, a la que todavía le quedan unas pocas ya totalmente amarillas. De persistir en su actitud, los degradadores asalariados acabarán encontrándose una multiplicación exponencial respecto a lo que se proponen hacer. Pero a ellos les da igual, solo entienden de dinero. Y no tardarán mucho en volver, lo harán en el momento en que puedan hacer el mayor daño posible. Todavía es rentable acabar con Árboles centenarísimos a costa de construir con ayuda de subvenciones para crear nuevos espacios verdes. Hay inspectores que están para robar, pero no para censar y proteger Árboles centenarísimos, sancionando estas actuaciones, y respetando a la hora de diseñar estos nuevos espacios, manteniendo lo más importante e incluso potenciándolo. Pero la prioridad ahora es el dinero, los humanos no establecen ya una relación entre estas degradaciones y su propia miseria. Antes se volverán a matar entre ellos. Si bien, ello mismo pudiera incidir positivamente en los ángeles con ramas, siempre y cuando la mortandad fuera amplia y numerosa. Seguramente debe haber TERROR a la hora de publicar estudios sobre cómo afectan los Árboles a los humanos através del aire tiranizado, y también ante los cambios en dicha composición por culpa de la deforestación. Taimades se alza sobre la bicicleta junto a la formación de altos Eucaliptos que se elevan a continuación. Los muros blanqueados de la acera de enfrente en cuyo interior los Árboles centenarísimos fueron tratados como a escombros, siguen con la puerta cerrada. Con el propósito de convertirlo con el paso de los eones en espacio educativo... La gan Chumbera solo mantiene unos pocos frutos con el tarbush rojo puesto por si los reclama el solitario. Ya que el resto de frutos fueron y siguen siendo despreciados por los humanos que mantienen su hambre, su miseria y su presión demográfica por puro gusto y placer. Las puertas de la iglesia siguen prudentemente cerradas. El único Árbol superviviente de la plaza de los Árboles mutilados, sigue intentando crecer hacia arriba rodeado todavía del resto de esqueletos inertes muñonizados.

    Taimades gira el repechito y se sienta sobre la bicicleta. La ventana de la casa de la Cabrita tiene la persiana un poco levantada, uno de los cristales está timidamente abierto. La estatua de mármol blanco que representa a el Patrón de la ciudad del valle sigue de espaldas. La niebla remonta el acantilado y se precipita sobre el barrio del Tiro Nacional, en la forma de fantasmales y tétricas madejas, todavía lejanas. El reloj digital de la farmacia en el lado contrario de la acera a la sombra marca quince grados. Por eso Taimades vuelve a estar bien abrigado, pues también sabe que la niebla viene acompañada de humedad. Hay un todoterreno extrañamente detenido delante del semáforo donde se empina y se hace más dura la cuesta. Lo tiene en verde, pero el conductor no se mueve, igual espera a alguien que ha entrado en la farmacia, sería el colmo. Tras alzarse sobre la bicicleta Taimades comprueba que no viene nadie por detrás y adelanta, solo tiene que remontar esta vez el dormiloncito. No hay más sueños, pero sí pudiera haber algo todavía pendiente relacionado con otro sueño, ahora es cuando hay que esforzarse. Al final puedes acabar ayudando bastante con algo. Presenciar la agonía es mucho peor que presenciar la muerte. Imagínate que fueras tú misma. Yo me sentiría incómodo, y si pudiera decir a mis familiares que se largasen, mejor. Imagínate también que acudiéramos para presenciar un orgasmo de un familiar... Había otros pacientes graves, pero mucho más ancianos. Sus cuerpos no luchaban y hadeaban contra la infección y el bombardeo masivo de medicamentos como el de mi madrina. El cura soltó un sermón coincidiendo con el día en que se celebra la ofrenda de los pobres que ofrecieron los padres de Jesús al llevarlo a un templo para cumplir con un ritual judío, del cual están exentas las mujeres por no considerarse impuras en el judaísmo, aprovechando la iglesia para rendir este día culto a las madres y a la figura mariana que tanto le gusta. A un tal Simeón le prometió dios ver al mesías antes de que muriese, y claro, reconoció a Jesús. Además se cita a Alejandro Magno, esa figura sí que no sabía que la tuviera en cuenta el catolicismo. Y se aludía a unas calumnias que Alejandro recibió de sus amistades hacia su madre, contestando el mismo que un solo beso de su madre era suficiente para limpiarlo todo... Sin embargo yo no recuerdo tanto ese beso, como esa SONRISA. A veces olvido que se trataba de un espejo. Efectivamente, yo tampoco estoy para verme agonizando a mí mismo subiendo cada cuesta, o en un wipeout malus. Tampoco para verme a mí mismo viendo la agonía hadeante de mi madrina. Y también me doy cuenta de que para mis reducidísimos y más sensibles lectores, estos mismos relatos deben resultarles de lo más aterrador que se puedan encontrar. Cada curva, como la del ataque a traición que es hacia donde conduce la tolerancia, conlleva el recuerdo de una tragedia, de un horror que tampoco tiene fin, que no puede morir. Prosigiendo así sin sentarse hasta la altura del primero de los Ficus de la recta llana que antecede al repecho del Tercio.

    Llega el Arbolito torcido, y el cochecito abandonado y destrozado. Así irradio, desde lo más profundo, mostrando los padecimientos más atroces. Solo puedo justificar estas líneas si presento también lo más sublime. Quizá por ello acudimos a la habitación del familiar agonizante, si no hubiéramos presenciado lo mejor no nos atreveríamos o tendríamos fuerzas. Así es como deseo a los lectores de estas líneas, por muy pocos que sean. Capaces a partes iguales de aceptar el relato más aterrador al que se hayan enfrentado, con tal de encontrar lo más sublime. Pues lo uno no tendría sentido sin lo otro. Supongamos, pobres míos, que ésta fuera una esfera llena de sublimes. Imaginemos que escribiera esa historia de ciencia ficción donde todo es odiosamente perfecto, y solo hay un punto profundo de inmundicia... Pero es que incluso en este relato, aparece... Por contra imaginemos lo que sería no recorrer estas líneas. No abandonar la larga recta llana de casa. Efectivamente, este es el camino correcto. Ya alcanzo el repecho y vuelvo a estar alzado sobre la bicicleta. Ya contemplo el verde follaje de los Árboles respetados del cuartel. Y aunque el desarrollo es fortísimo y la vista queda siempre muy forzada, esta sensación de vileza humana mortal, desde el orgasmo hasta la agonía queda enmudecida, subordinada, aplastada, ante lo que es superior. Por eso aries prefiere no escribir sus sueños. Prefiere mirar hacia lo demás hacia abajo. Ver su propia miseria allá en la cima resultaría intolerable. Pero eso es simplemente porque no alcanza a ver lo que está más alto. Taimades no se sienta hasta alcanzar la altura del último de los Ficus del Poblado.

    La larga recta llana adecentada de los innumerables parches y baches adecentados. La niebla, como si fuera una formación de nubes oscuras posadas sobre los Pinares bajos, dibuja su peculiar frontera invisible. Un ciclista que avanza en paralelo pero por andurriales de tierra, acaba por vacilar en seguir avanzando hacia la misma. Sonríe hacia un par de ciclistas veteranos don bicicletas trucadas que se le acercan. Desconfía de la misma. Pero Taimades recuerda las que rodeaban a LA MUJER DORMIDA, mucho más densas. El vil gris humano queda atrás, dando paso al verde clorofílico del Pinar. Es importante este juego de verdes y azules tiránicos antes de presentar tanto lo más sublime como lo más abominable. Pero pocas veces además, podrá disfrutar el lector de hacerlo además con niebla. Pues su paso humeante y fantasmal disimula por momentos estos colores, para después potenciarlos. Y nada de ello está dejado al azar, pues todo lo aquí relatado es verdadero. Y no hay nada más importante en un cuento, que la fuerza. Pero hay una diferencia notoria respecto a los relatos de viajeros que tanto le gustaban al Lovecabrus. Aquí aparece la verdadera fuerza. No lo hace antes, donde el vil gris. Ni después, donde lo más sublime y lo más infame. No, lo hará en el tramo siguiente. Solo se pueden alcanzar esos extremos tras dejar a atrás al gris y ascender desde el altar de EL TIRANO... Así pues, aceptaría a los lectores que se fueran quedando tirados en alguna parte del relato, siempre y cuando fueran capaces de llegar al menos a aquí. Donde Taimades se alza para los repuntes finales de desnivel junto a los diminutos Almendritos en flor plantados en el lateral como actividad escolar de los niños. Aquí empiezan a deslizarse igualmente los fantasmas vaporosos de niebla, advirtiendo a los lectores que quieran proseguir, como ese ciclista que dudaba...



                                                             Ver las imgenes de origen
                                                      Coll du le Jeune: https://www.youtube.com/watch?v=0GpveZRy2Cw

    LA MUJER DORMIDA y EL TRONO DE CORAL BLANCO prosiguen con su cortejo invernal de lenta remontada desde las tinieblas hacia la luz. Pero tanto para Taimades como para los lectores, esa visión ya no está presente, dentro ya de la nube donde la luz amarillenta acaba por desaparecer conforme la bicicleta se hunde más y más hacia los Pinares bajos. No se puede culpar, al igual que al lector, al ciclista nombrado anteriormente, que ha intentado envalentonarse y aproximarse al menos hasta la zona que linda con los Pinares bajos. Pero se ha detenido, y ya no se atreverá a seguir más hacia adelante. Quizá siguiendo instintos ancestrales de pueblos antiguos que temían a la niebla y lo que habitaba en las profundidades, a partes iguales. Los fantasmas espectrales de niebla se hacen cada vez más densos y uniformes, ya en la zona de los Pinares bajos. Sin embargo al encajarse entre las dos paredes rocosas de la antesala de la boca del abismo, Taimades no percibe tan pobre visibilidad. Pues hay una mínima corriente de EL RÍO ascendente invisible por este abismo. Y aunque la niebla que lo rodea es muy densa, sobre todo hacia los mares totalmente saturados, todas las rampas tienen buena visibilidad, quedando aisladas casi en una burbuja. Así pues, la pequeña Palmera y el pequeño Olivo contemplan perfectamente desde lo alto de su pedestal de piedra, como Taimades es engullido.

    No hay mar ante los ojos. O solo mar ante los mismos, como el lector prefiera. Tan solo desde la sima que asciende desde abajo ascendiendo por la curva de la Esparraguera, se distinguen nubes vaporosas ascendentes. Los antiguos nórdicos debieron creer que la mar se los tragaba y con ella sus horrores, y precisamente eran gentes que conocían la mar... Eso no quiere decir que no haya ciclistas. Dos de ellos acaban de superar la curva y ya ascienden sentados y cansados por la rampa de la ascensión lunar, con cierta distancia entre uno y otro. Taimades les anima respectivamente. El silencio gutural es especialmente profundo, como si todas las aves hubieran decidido no adentrarse igualmente en la niebla. Entonces, suenan por primera vez las trompetas del infierno. Se trata de la sirena del barco de pasajeros de la ciudad del valle, que seguramente debe esta aproximándose a la misma, y teme chocar con otra embarcación. Pues por experiencia, sus capitanes desconfían igualmente del resto de tecnología y aparatos... Negrito por su parte también es una excepción al resto de felinos, y se ha atrevido a permanecer en la jardinera de la desaladora donde su negra silueta resulta más llamativa si cabe entre la vaporosa niebla. Justo delante suya acaban de florecer las primeras margaritas amarillas de la temporada. "Eres mi tempestad y mi calma"

    Ya abajo, Taimades se detiene sobre el altar de cemento armado orientado hacia los dominios del dios local de la ciudad del valle donde bebe sus rituales tres sorbos de agua. Un ciclista con la marca de bicicleta "Specialized" como la de la Hamilton rifeña, inicia ya su ascenso. Demasiado pronto, Taimades solo está empezando con su primer sorbo. Aunque hay poco o nada que contemplar excepto a un par de coches de los pescadores de la caña. Uno de ellos saca del maletero sus aparejos y cañas. La distancia es grande, de más de una rampa, y Taimades ya no alcanzará a este ciclista, pero no se entretiene demasiado pues debe dejar la prometida bicicleta al mecánico. Siguen sonando las trompetas del infierno. A pesar de la densa niebla hacia la mar, todavía era visible asomando en todo lo alto por el pretil a la Chumbera. Dando una idea así de esa especie de burbuja que la mínima brisa ascendente limpiaba de las paredes rocosas. "Pero te quise y aunque no estemos destinados te quiero"

    La curva de las Uñas de Gato, donde Taimades se alza sobre la bicicleta agarrándola por los cuernos laterales del manillar milagroso, el del día del borrego. Las curvas del sonido tintineante, una y dos, que Taimades pasa con velocidad por si encuentra la referencia del otro ciclista al quedar rezagado, pero no es así. La rampa del todo gris que se eleva hacia la curva complicada. El ciclista más débil siempre se arrima a la Jovencita por el lado más interno y empinado de la curva, más todavía que la mancha sanguinolenta precipitada sobre el suelo. Sale con algo de inercia por la sinuosa y dura rampa de la bala perdida, por donde costó algo adelantar a un deportista que ascendía andando a pie pero a paso ligero, completamente barbado. No se da tregua en la curva de la Esparraguera, con sus farolas amarillas encendidas. Las trompetas del infierno no se detienen, en mitad del absoluto y profundo silencio y oscuridad. La rampa de la ascensión lunar y aumento progresivo de desnivel. La rampa de la Chumbera que se eleva muy empinada hacia el cielo. Sigue siendo visible aunque por poco. La garita tiene una luz propia encendida. Aunque si la función es la alumbrar alrededor suya resulta inútil. Solo sirve para delatar su propia posición. Taimades sabe que sus esfuerzos físicos culminan en esta curva. En lo sucesivo elevará la verdadera fuerza, LA IRA. Para ello puede tomar como referencia a la propia bicicleta, ya que los calcetines quedan tapados por el pantalón. Aunque en la garganta rocosa de la boca del abismo se adivina ya a EL TRONO DE CORAL BLANCO. La velocidad de descenso se confunde con la de ascenso. El hadeo de Taimades es tan profundo que debido a la niebla puede saborear toda la esencia marina. Si bien hay otro aroma que le resulta familiar pero no es capaz todavía de relacionar. Tan solo siente ese especial aroma marino que le recuerda precisamente las lomas del Cabo ahora oculto. Palán, palán. Un cuerpo fofaningorro, es escupido de la boca del abismo. Permanece alzado y avanza hacia un punto donde ya se adivina a EL TRONO DE CORAL BLANCO. Los piñones entran a trompicones pero el plato a la primera. Solo a la altura del segundo Aromito, Taimades relaciona la fragancia. Las primeras flores de los Aromos se abren. Junto a las margaritas son los avisos más seguros de la primavera, aunque el Almendro siga en su apogeo, junto a las flores diminutas del invierno. Quedando para la primavera del calendario y como flor característica, la enredadera y su flor de las capanillas lilas que suelen decorar entre otras plantas y vallas, al tronco de la pequeña Palmera. Pero es pronto para ello. Corresponde ahora la obediencia en la rampa de Aratamar que une a los Pinares bajos con los altos, donde hay que resistir alzado. La luz avanza cada vez más sobre las tinieblas, hasta que en la curva del zapato de tacón con brillantes los fantasmas de niebla vuelven a deslizarse entre los Pinos, y poco a poco empiezan a deshacerse nuevamente al llegar a los Pinares altos. Donde al menos todavía los rayos que llegaban al suelo entre las ramas de los Pinos quedaban destacados por el vaho. Pero ya era claramente visible EL TRONO DE CORAL BLANCO. Ahora sí, LA IRA hacia LA IRA. "Más alto que nosotros... solo el cielo" Gira en el cruce y entre severas pedaladas alcanza nuevamente la rotonda de los tres Olivos, punto más elevado de la ciudad del valle, sobre las dos cuestas del dieciséis porciento. Ya puede sentarse y beber sus otros tres sorbos de agua (silencio gutural) ¡Tempestad perfecta!


     
                                                            Ver las imgenes de origen
                                                Coll du Cementerie:  https://www.youtube.com/watch?v=oJyZkDnR2ng

    Taimades desciende las dos cuestas. Pasa revista a los tres pequeños Cipreses, en fila y firmes. Y acompaña a la inercia de la bicicleta junto al desfiladero arbolado de El RÍO Nano, donde todavía los pocos Almendros están en flor. Hasta que el recodo anunciador de vetas grises y doradas reclama la atención.

    Y se abren la amplia Arboleda y el amplio graderío de vetas grises y doradas que se elevan hacia LA BLANCA SONRISA que refleja a EL TRONO DE CORAL BLANCO sin ser alcanzada ni por los eones ni por los creadores divinos. Y en lo alto se alza la solitaria Palmera aferrándose con fuerza al cielo y a LA BLANCA SONRISA DE LOS VIENTOS.

    El afluente principal de EL RÍO a su paso por el vallado fronterizo muestra ya tan solo unos mínimos regueros de humedad que traspasaron en algún momento el cemento armado, pero hay buena cantidad de agua todavía embalsada al otro lado de este escalón artificial. Los Sauces llorones contemplan la arriesgada operación de cruce de la carretera por un pequeño chucho que se ha separado de alguna camada salvaje. Por poco no se lo llevan puesto, no son de los de aminorar si tienen una buena ocasión de deteriorar al propio vehículo. Sentirán en lo más profundo de su ser que dicho deterioro les merecería la pena.

    Taimades deja atrás la rotonda monstrosamente grande, en cuyo interior ya se han afincado definitivamente los agentes. Que para evitar bochinches han blindado el carril de acceso a la frontera a partir de este punto con vallas. Solo tienen que vigilar que nadie mueve estas vallas, y retirarlas cuando convengan. La cola por lo tanto permanece detenida por la carretera a Farhana y los conductores sobrantes están aparcados por la zona del Centro de Inmigrantes. Taimades remonta el puentecillo sobre el cauce real de EL RÍO. Charco delator con aguas sucias y espumosas, con la basura en bolsas que nunca vinieron a por ellas. Y descenso en cascada de las ramas del majestuoso Eucalipto.

    La novedad principal en la tiendecita roja de la tolerancia al final de la zona de la Acacia Aromo, es que sobre una de las dos sillas de ruedas hay un mena, que debe haber aprendido el papel de tullido y ejerce ahora esa función. Los tullidos profesionales parecían no estar presentes, pero en realidad sí lo estaban, junto a otros dos individuos sentados y mirando hacia la carretera, con dos muletas bajo los brazos...

    Taimades se alza para la cuestecilla y al otro lado, mientras escucha un golpe seco de palo de golf, vuelve a encontrar a la familia de los muñequitos, sentada en el suelo. Pero esta vez, en vez del marido, hay dos niñas más aunque mucho más crecidas que los muñequitos. Encima son familia numerosa, de las de cuatro hijos, uno detrás de otro. En lo alto, donde Taimades se sienta, hay unos operarios dentro del vallado. Parecen haber quitado todos los elementos que se abatían, incluyendo los que suponían trabas al paso entre las dos primeras secciones de vallado. Los operarios se ríen burlonamente entre ellos, cuanto más desagradable es un trabajo, más de estas risotadas suelen verse. Cada político debe interpretar su paripé al respecto.

    Taimades desciende hasta los pies de la cuesta del doce porciento, pero no se alza hasta tener la referencia visual en todo lo alto de la cima del mundo, con su oscuro pezón con forma de castillo tocando el cielo, simulando ser la última de las cupulitas de tejadillos verdes nacarados a los pies del templo. Los menas quedaron atrás descendiendo la cuesta, no queda ninguno al hacer cima.

    Sentado sobre el sillín, Taimades avanza agonicamente hacia EL TRONO DE CORAL BLANCO. Los Almendros en su paroxismo floral y la ausencia de Don Burro, retirado a sus aposentos para evitar los relentes. Taimades se alza con todas sus fuerzas y pesado desarrollo para la cuesta del fuerte de los menas. Se escucha actividad aérea. LA MUJER DORMIDA y los Olivos de la cuesta interpretan su peculiar danza bajo la media luna gibosa. Un nuevo descendo y Taimades ya solo tiene que alzarse definitivamente para el repecho del aeropuerto, finalizando todas sus cuestas entre los campos de Olivos y Eucaliptos. Bebe su resto del agua y desciende a toda velocidad hacia la zona del maldito ARROYO Mezquita.

    Que sigue aguardando en su morada del cielo.

    "Niebla con sabor marino-montañoso"



    JoseUser12 @ es 1
  • SkyWolf (ES1)SkyWolf (ES1) Publicaciones: 9,137ES1


    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring
    Artist: Tomasz Alen Kopera

    Ahora mismo diría...

    Resultado de imagen de After Of Your Life

    After Of Your Life...

    Resultado de imagen de Shinnobu - Always Remember Me


    Resultado de imagen de After Of Your Life


    Resultado de imagen de After Of Your Life


    Resultado de imagen de After Of Your Life



    ++++++



    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring

    ******



    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring


    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring



    +++++++++++

    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring
    Artist: Tomasz Alen Kopera


    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring


    pd:

    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring

    Donde nacen los Sueños...

    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring
    Artist: Tomasz Alen Kopera


    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring
    Artist: Tomasz Alen Kopera




    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring



    ++++



    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring




    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring   Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring

    Resultado de imagen de Stive Morgan  Ring Of Spring





    Con el Tiempo, Aprenderás.



    "Un día te darás Cuenta que NO eres una Sobreviviente Más,
    Sino una Guerrera, que Nunca se Rindió"

    SkyWolf @ es 1

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharOrdered listLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo